TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


Las raíces del sufrimiento...... ¿tienes conciencia de ello?


Nuestras carencias son nuestros mejores maestros,
pero siempre mostramos ingratitud
hacia los buenos maestros...
Nietzsche
El sufrimiento es un estado de inconsciencia. Somos desgraciados porque no somos conscientes de lo que estamos haciendo, de lo que estamos pensando, de lo que estamos sintiendo.... y por eso nos contradecimos continuamente, a cada momento.
La acción va en una dirección, el pensamiento en otra, el sentimiento está en otra parte. Nos vamos haciendo pedazos, cada vez estamos más fragmentados. Eso es el sufrimiento: perdemos integración, perdemos unidad, somos una simple periferia. Y naturalmente, una vida que no sea armoniosa está condenada a ser miserable, trágica, una carga que hay que llevar como se pueda, un sufrimiento.
La gente vive sumida en el sufrimiento. Existen dos maneras de mitigar dicho sufrimiento. Una consiste en convertirse en meditador. La otra trata de que el sufrimiento resulte más confortable más cómodo pero no te transforma. La transformación llega por la vía de la meditación que te trae la consciencia de tu presencia en el Universo.
"No hay necesidad de adaptarse al sufrimiento: existe la posibilidad de librarse por compleno de él. Pero el camino es un poco complicado hay que aceptar el desafio"
Un primer paso de la conciencia es prestarle mucha atención a tu cuerpo.
El coaching puede acercarte a un estado de equilibrio emocional que colabore con tu armonización cósmica.
Fuente: Osho
Sin temblor de más
me abrazo a tus ausencias
que asisten y me asisten
con mi rostro de vos
Benedetti

14 comentarios:

Belkis dijo...

Como siempre, nos dejas la semilla para pensar sobre temas tan interesantes. A propósito de éste me viene a la mente otro cuento: "En tiempos de Buda, murió el único hijo de una mujer llamada Kisgotami.
Incapaz de soportar siquiera la idea de no volver a verlo, la mujer dejó el cadáver de su hijo en la cama y durante muchos días lloró y lloró implorando a los dioses que le permitieran morir a su vez.
Como no encontraba consuelo, empezó a correr de una persona a otra en busca de una medicina que le ayudara a seguir viviendo sin su hijo o, de lo contrario, a morir como él.
Le dijeron que Buda la tenía:
Kisagotami fue a ver a buda, le rindió homenaje y le preguntó:
-¿Puedes preparar una medicina que me sane este dolor o me mate para no sentirlo?
-Conozco esa medicina-contestó Buda-, pero para prepararla necesito ciertos ingredientes.
-¿qué ingredientes?-Preguntó la mujer.
-El más importante es una vaso de vino casero- dijo Buda.
-Ya mismo lo traigo- Dijo Kisagotami. Pero antes de que se marchara, Buda añadio:
-Necesito que el vino provenga de un hogar donde no haya muerto ningún niño, cónyuge, padre o sirviente.
La mujer asintió y, sin perder tiempo, recorrió el pueblo, casa por casa, pidiendo el vino. Sin embargo, en cada casa que visitaba le sucedía lo mismo. Todos estaban dispuestos a regalarle el vino, pero al preguntar si había muerto alguien, ella encontró que todos los hombres habían sido visitados por la muerte. En una vivienda había muerto una hija, en otra un sirviente, en otra un sirviente, en otras el marido o alguno de los padres.
Kisagotami no pudo hallar un hogar donde no se hubiera experimentado el sufrimiento de la muerte.
Al darse cuenta de que no estaba sola en su dolor, la madre se desprendió del cuerpo sin vida de su hijo y fue a ver a Buda. Se arrodilló frente a él y le dijo:-Gracias... comprendí"

Creo que en esta vida todos tenemos uno o varios motivos que nos causan sufrimientos. Entiendo que lo más importante es saber qué hacer con ese sufrimiento, es decir intentar digerir, encajar, resituar, integrar ese sufrimiento. Desconozco si efectivamente se puede erradicar por completo el sufrimiento de nuestras vidas, pero seguro que si se puede mitigar en gran medida, y seguramente que ésto que planteas de "El coaching puede acercarte a un estado de equilibrio emocional que colabore con tu armonización cósmica" podría ser una solución.
Un fuerte abrazo Paco y muchos besitos. Espero que hayas tenido un feliz día de descanso

MAJECARMU dijo...

El dolor y el sufrimiento son maestros..fortalecen y templan el espíritu..!

Para alcanzar la armonia,la unidad con los demás y la sabiduría..hemmos de erradicar el egoismo,el orgullo,la envidia,la pereza..Para conseguirlo,sufrimos..
El dolor abre nuestra consciencia,nos encamina a través de la sensibilidad a la intuición.Nos damos cuenta del verdadero sentido,vocación y destino: Hallar junto a los demás el crecimiento personal que nos lleva a la meta eterna.
Por tanto, Paco, el dolor nos enseña a profundizar en la vida,en nosotros mismos..Y al mismo tiempo nos enseña a sanarnos de ese dolor,eliminando lo vanal,frívolo e intranscente.
Nos ayuda a discernir lo que podemos cambiar y lo que hemos de aceptar de forma irreversible.
El dolor abre la puerta al equilibrio interior entre mente y corazón.
..Y el dolor nos va dejando cuando hemos aprendido la lección,hemos madurado y estamos cerca de la sabiduría.

Un abrazo y gracias por el post.
M.Jesús

Delia dijo...

¡¡Me ha encantado el cuento de Belkis!!.
El ser humano anda desgajado. Sin saber cómo, hemos ido perdiendo esa esencia casi salvaje que nos hace estar en armonía con nosotr@s y, a su vez, con el entorno. Esa carencia nos hace desagraciad@s. Son las carencias las que nos hacen sufrir: bien sea carencia afectiva, carencia material, carencia de conocimiento, carencia de alguien a quien amabamos ya que hemos perdido.... las carencias nos asolan y, paradójicamente, son éstas las que encierran y proporcionan la dicha. Efectivamente son nuestr@s mejores maestr@s porque nos enseñan y nos muestran el camino... ¿O es que acaso podremos disfrutar de la LUZ sin antes haber estado a oscuras? ¿Cómo podrá sanar lo que antes no estuvo enfermo? Conoceremos y valoraremos el amor habiendo carecido de él previamente.... Se me viene a la mente un cuento de Bucay: el señor que se compra unos zapatos dos números menos de su talla ante la sorpresa del dependiente y de todo el que lo ve sufriendo con los zapatos pequeños. Cuando un amigo le pregunta el por qué de su "locura" responde -¿sabes el placer
que sentiré al llegar a casa y quitarme los zapatos? ¡QUE PLACER, QUE PLACER...!!
Salud a tod@s y mi admiración, como siempre, para ti amigo Paco.

Anónimo dijo...

Mi enhorabuena a Majecarmu.Es lo mas razonable y humano que he leido hasta ahora.
El dolor es la propia carne y para dejar de sentirlo deberiamos estar muertos.

Saludos

Gustavo Adolfo Guzman dijo...

Excelente!!! siempre medito cuando lo hago empiezo hhacer diferente y la concluciones que obtengo me hacen feliz a mi y a los demas pues en ellas veo el universo con sus bellezas y complicaciones pero las veo desde Dios!! un gran saludo para usted gran caballero!!!

I AM dijo...

No sé si lo que voy a decir es coherente o solo es mi personal manera de entender las cosas. Yo entiendo que hay dos tipos de sufrimiento, el própio y el ajeno. el ajeno es aquel que sentimos por los seres queridos,y que puede alcanzar dimensiones extraordinarias, sobre todo si se trata de nuestros hijos.
El propio, ese es mucho más personal, y aparte de referirse a quejas más o menos justificadas sobre lo injusto que sentimos al mundo con nosotros, normalmente viene provocado por males físicos totalmente identificados. Puedo decir y esto es por propia expericia que el dolor no lo pudes erradicar, sin embargo si puedes llegar a acostumbrarte a él, y te aseguro pese a tus palabras que si te transforma y esa transformación no es algo momentáneo, si se consigue superar el momento, tu manera de pensar, de vivir, de sentir es totalmente diferente a cuando empezó la pesadilla.Esa evolución la realizas solo, por mucho que te acompañe la familia, o los amigos, esa mutación en tu interior, ese cambio en el que erradicas lo superfluo siempre lo haces en soledad.
Saludos

Zarela dijo...

(Haiku) - Sufrimiento

Ninfa real
en la lóbrega noche
floreces blanca.



Los sufrimientos y las angustias permiten que nuestro carácter se haga fuerte, que aprendamos de nuestras debilidades para mejorar, para ver que somos seres humanos como los demás.
Sufrimos para tener fe, para poder tener esperanza, para comprender quienes somos y que estamos haciendo en la vida, para valorar lo que tenemos y sobre todo para aprender que podemos ser felices también.
Entonces en medio de la oscuridad de los sufrimientos volvemos a nacer, para luego entregar a nuestros amados, la dulce fragancia que se encuentra en nuestro interior en forma de experiencias.

Paco Bailac dijo...

Belkis..... bonita metáfora....

Un abrazo

Paco

Paco Bailac dijo...

¡¡que sabia eres María Jesús.!! gracias por tu presencia....gracias

Paco

Paco Bailac dijo...

Delia es un honor tu presencia en la tertulia. Gracias

Paco

Paco Bailac dijo...

ANÓNIMO.... efectivamente....vivimos con el dolor.. siempre está presente. La civilización consiste en mitigar su presencia... pero siemepre está.


Paco

Paco Bailac dijo...

GUSTAVO.

Un abrazo para tí..

Paco

Paco Bailac dijo...

I AM...

Que bonita tu aportación.... el dolor, no cabe duda, tiene gran protagonismo en nuestra vida...


Paco

Paco Bailac dijo...

Zarala...

Mi dolor se convierte en alegria cuando te veo en la Tertulia...


Paco