TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


¿Qué pasa con la infidelidad?

¿Pero qué pasa?
Sí, sabemos que es la eterna pregunta en el aire; de esas que nunca tienen una respuesta total y contundente. De esas preguntas que dividen al mundo en negro-blanco, sí-no, arriba-abajo. ¿Pero qué es lo que tú piensas? La infidelidad, ¿es cultural o natural?
Recrea la situación: Tienes una nueva relación, estás en la etapa de los seis meses de enamoramiento. Todo es maravilloso, él-ella es maravilloso-sa, es justo quien habías soñado y esperado toda tu vida. Meses más tarde, su comportamiento te parece algo sospechoso. No, te dices, ¿cómo, si eres y es tu vida? Llamadas extrañas, cancelaciones de cita imprevistas, pretextos que cada vez te suenan más ridículos.
No, te dices, ¿cómo dudar? Entonces te animas a ir a su oficina, o a su escuela, para caerle y darle una agradable sorpresa que te haga disipar tus dudas. Pero... la sorpresa te la llevas tú. Está con otro-a, en pleno idilio. Te ves reflejada-do en ella-él, y te preguntas: ¿cuántas más? ¿cuántos más? Y la pregunta qué más nos carcome: ¿Por qué?
¿Por qué? Quienes defienden que es algo natural, dicen que como animales que somos nuestra natualeza nos impulsa a satisfacer nuestros instintos y ya. Que buscamos siempre a quienes consideramos físicamente más factibles de procrear, porque así es el instinto animal. Y que por eso los hombres prefieren a las jóvenes (pues son fértlies) y las mujeres a los hombres maduros (porque nos protegen). Y que como animales que somos no sabemos de monogamias o moralidades, simplemente buscamos con quien estar, no importa quién sea.
Quienes defienden que es algo cultural, dicen que la infidelidad se enseña, se transmite y se reproduce. Los medios de información, la escuela, el sistema machista y misógino que prevalece te dice que los hombres pueden y deben ser infieles, y las mujeres por ser mujeres no deben ni pueden serlo. Y desde pequeños se les enseña a acosar, "conquistar", "perrear", "piropear" aunque sus piropos sean cada vez más soeces y vulgares. De adolescentes se les lleva con las prostitutas, y se les dice que son más hombres cuanto más mujeres tengan. Así se mide la hombría (aparte de los golpes y la violencia verbal y física).
A las mujeres se les enseña a sólo tener a un hombre. A llegar "vírgenes" al matrimonio. Aunque esto ha cambiado mucho, sigue permaneciendo en la sociedad y en los hombres la idea de que la mujer debe ser de un solo hombre. Y si ella se permite tener más hombres, es una puta. Los hombres son más hombres cuantas más mujeres tienen, y las mujeres cuantos más hombres tienen no son más mujeres, sino más putas.
¿Qué pasa aquí? ¿Es natural o cultural? ¿Y si fuera al revés? ¿Si fueran las mujeres a las que socialmente se les aceptara ser más mujeres según los hombres qué tuviera, cambiaría en algo la idea de la infidelidad? ¿Las mujeres serían más infieles que los hombres? ¿En verdad el ser humano, sea hombre o mujer, por naturaleza nunca se sentirá lleno con una sola mujer, o un solo hombre a su lado? ¿Necesitaremos siempre de varias personas para sentirnos plenas-plenos?
Sin afán de ofender o hacer menos a ningún sexo (como luego se lo toman a pecho tantos hombres que llegan aquí), ¿qué hace que exista la infidelidad?
Documento facilitado por Feminsitas anónimas

13 comentarios:

Romayris dijo...

Me parece muy interesante este tema. Según mi punto de vista las infidelidades las enfoco principalmente desde el plano natural del ser humano, es que siempre andamos buscando el complemento que nos hace falta fuera de nuestra pareja, queremos tener a nuestro lado la perfección cuando nosotros mism@s no lo somos. Hay personas que simplemente se cansan de lo mismo siempre, de la monotonía (como decimos en Rep. Dom. uno se cansa de comer arroz y carne todos los días), además existen parejas que después que entablan una relación con otra persona se descuidan de su apariencia creen que porque ya dieron el primer paso su acompañante tiene la obligación de atarse a su lado, engordan, se ponen feas, pelionas, celosas, necias.

Entiendo que es cultural porque vivimos en una sociedad muy machista, al menos en mi país, donde el hombre que tiene muchas parejas es el verdadero macho, al que respetan y muchas como masoquistas al fin caen rendidas a su pies.

La verdad es que se dan muchos factores para que ocurran las infidelidades, algunas las buscamos, otras nos buscan, otras veces nos empujan a buscarlas.

Un abrazo afectuoso

Paco Bailac dijo...

Gracias Romayris.

Tenemos aquí un tema complejo y completo donde hay muchas angulaciones a destacar.
Un cordial saludo

Inés Bohórquez dijo...

Este tema de la infidelidad me golpea mi estimado amigo.

Y aunque es duro debo admitir que me han sido infiel en grandes cantidades y en algun momento llegué a pensar que yo tenía un problema.
Creo que la infidelidad es un grave problema pero se que yo no tengo nada que ver en el problema, me comprende?

Yo estoy en una relación, mejor dicho estuve en una relacion que ya no existe, durante su "existencia" de casi diez años, practicamente ocho años y quizas 9 me fue infiel y luego al terminar insiste en que solo me ha amado a mi... que cosas no?
No creo que estas personas realmente lleguen a amar !

Claro que no soy psicologa y tampoco terapista de parejas, pero lo que he vivido me dice que un infiel dificilmente ama a otro solo se ama a si mismo y busca siempre satisfacerse .

Me gustó mucho este post, muchas gracias por publicarlo y gracias por visitarme !

un abrazo
PD: Espero no haber causado una impresión de molestia aunque si me molesta el tema que se le va a hacer...

≈ Estrella ≈ dijo...

buenos dias como has estado en estos dias? deseo de corazon que muy bien, te deseo lo mejor en este fin de semana y que lo disfrutes lo mejor posible, te dejo un abrasito , gracias

Abuela Ciber dijo...

Lo veo como una inseguridad , el deseo de sentir que hay alguien mas que nos valora.

Creo que es de personas de poca firmeza y entereza.

Diria de débiles.

Saludos

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Me parece que hay muchos factores que rodean a este tema de la infidelidad. Falta de compromiso, inmadurez, busqueda del placer inmediato, educacion, y lo cultural influye muchisimo, la presion de los amigos, compañeros etc.
Teniendo en cuenta que la infidelidad no es solo a nivel pareja, ya que se es infiel en muchos niveles, el tema pasa por rescatar valores que se han perdido, y evitan la lucha para componer situaciones y vencerlas.

Saludos, Teresa

Paco Bailac dijo...

Inés. Muchísimas gracias por tu aportación a la tertulia. Por supuesto no representa ninguna molestía tu sinceridad sobre el tema tratado. Todas aquellas diversas perspectivas que conforman la esencia/existencia humana pueden resultar polémicas y además revivir nuestros miedos. La Tertulia, en su debate, espera suavizar las espinosas relaciones entre humanos.
Un abrazo.
Paco

Paco Bailac dijo...

Hoa Estrella. Gracias por tu amabilidad. Afortunadamente me siento feliz y más cuando veo que nuestra TERTULIA va omanda consistencia y calidez. Tambien te deseo lo mejor y además te envio un abrazo.
Paco

Paco Bailac dijo...

Abuela Ciber.... Que lindo tenerte en la TERTULIA. Gracias por participar desde tu particular angulación sobre el tema del post.
Un sincero abrazo.
Paco

Paco Bailac dijo...

Claro la infidelidad o fidelidad tiene diversas aristas. Serán los valores individuales y/o colectivos los que moverán los hilos de los comportamiento humanos. ¿La sociedad de consumo ayuda onos distancia de la fidelidad?
Gracias "De la mano de Teresa de Jesús" por tu distinción sobre el tema.
Salud
Paco

Belkis dijo...

Los seres humanos vivimos el sexo como un hecho cultural, ajustándose, limitándose y ateniéndose a las normas establecidas por el entorno. Pero lo cierto es que prácticamente nadie actúa según la necesidad que crea su instinto, como especie animal que también es. Existe una tendencia natural en el macho humano a aparearse con el mayor número posible de hembras, cuya finalidad instintiva, y no razonada, es la de la perpetuación de la especie. Y existe, también, la tendencia en la hembra humana a proteger su prole buscando la compañía del macho que mejor se ajuste a sus necesidades. Eso no quiere decir que la hembra humana pierda el deseo del placer propio, sexualmente hablando, con otros machos, pero ya no es prioritario. Podría estar toda la vida, conviviendo con el mismo hombre mientras reciba de éste todo lo necesario para sí misma y para su prole. Sin embargo, el macho humano, tiene la necesidad imperiosa (que nuestra cultura traduce como infidelidad) de aparearse de forma periódica y continua. La contención de este instinto sólo lo impide (aunque de mala manera) el condicionamiento cultural. Yo me quedo con la fidelidad y no solo hablo de ésta en la relación de hombre-mujer, sino que considero la fidelidad y la lealtad como el fundamento de toda relación humana.
Un fuerte abrazo Paco y te recuerdo que debes pasar por mi blog a recoger un cariñito que quiero compartir contigo.
Un abrazo!!!!!!!

Paco Bailac dijo...

Belkis tu siempre tan precisa en tu diseccionar la sociedad y sus cosas. Gracias

paco

Anónimo dijo...

Hola a tod@s!

Sobre este tema, querría decir, que hubo un tiempo en el que yo sí creía a pies juntillas en la fidelidad. La conyugal. La sexual. Tras 18 años de matrimonio, muchas mentiras, medias verdades, y alguna que otra mentira bien disfrazada, entendí que la fidelidad es otra cosa.
Hoy, con la perspectiva y la objetividad que nos da el tiempo transcurrido, pienso cuán mejor hubiese sido un marido fiel a las necesidades afectivas de su esposa y de su hijo. A su trabajo, al que faltaba más de lo iba. A sus amigos, a los que hoy ignora y repudia y que siguen a mi lado. A su familia, la suya propia, que aún me siguen preguntando a mí qué pasó. Probablemente entendemos mal lo que es fidelidad. Un rato de sexo es realmente importante? No pertenezco a ninguna élite social, pero tampoco me muevo en círculos parias. Y no hay, ningún matrimonio a mi alrededor, tras años y años de convivencia en el que uno de los dos miembros, o ambos, no haya sido infiel. Sin embargo, siguen juntos, se quieren, y se apoyan. Un escarceo de vez en cuando creo que ayuda al ser humano, siempre disconforme con su vida, a valorar lo que tiene en su casa. Independientemente de hombres o mujeres. No somos tan distintos. Socialmente está mejor aceptada la infidelidad sexual en el hombre. L mujer aprendió a callar y ser discreta. Mientras el macho contaba orgulloso sus andanzas, ciertas o inventadas...

Ita.
Pd: Un placer participar Paco. saludos