TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


Reflexiones anteriores al coaching. ¿para qué?



La fórmula de la felicidad:
un Sí, un No, una línea recta,
una meta
Nietzsche

Que toda alma que busca a Dios sepa que Dios le ha buscado antes, es el primero en buscarla….

¿En mi lecho, por la noche, busqué al amor de mi alma?

El alma busca al VERBO pero el VERBO la buscó antes….

Abandonada a sí misma, nuestra alma no sería más que un soplo que se va y no vuelve.

¡ Escuchad las quejas y lamentos de aquella que yerra después de haber perdido el rumbo! :

¿Si me extravío como oveja perdida, ven en busca de tu siervo, porque no he olvidado tus mandatos?
¡Oh hombre, quieres volver; si dependiera de tu voluntad únicamente ¿porqué pedirías auxilio?

Es evidente que nuestra alma quiere volver pero no puede.

No es más que un soplo errante que por sí sólo nunca volvería…

¿De dónde le viene esta voluntad?

Le viene porque el VERBO le ha visitado y la ha buscado.

Esta búsqueda no ha sido en vano ya que ha suscitado la voluntad sin la cual no hay retorno posible.
Para cristalizar la búsqueda debe consumarse el encuentro

¿Pero con qué?

Barcelona, 3 de Septiembre 2005

2 comentarios:

Belkis dijo...

El que no sabe por qué camino llegará al mar, debe buscar el río por compañero. Este seguramente le conducirá al mar. "Para cristalizar la búsqueda debe consumarse el encuentro". La voluntad es la fuerza motriz que nos induce a que se produzca el encuentro.
Un abrazo y mi cariño de siempre

Paco Bailac dijo...

Efcetivamente, Belkis para que cristalice la búsqueda debe consumarse el encuentro.
Esto que puede parecer un jeroglifico es algo sencillo cuando abandonamos la soberbia del YO.
Un abrazo
Paco