TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


¿QUÉ QUEDA DESPUÉS DE LA FIESTA?




¿Además de buenas intenciones como han notado hoy, los demás,
TÚ voluntad de ayuda?
Los socios del CLUB DE LA MISERIA pertenecen a un colectivo marginal que precisa de demasiadas cosas que nosotros no valoramos dada nuestra opulenta existencia.
Seguro que cerca tuyo convive la carencia, la soledad, la infancia desatendida.
Los miembros del "Club de la Miseria" no desean ser objetos de los experimentos socialistas. No basta con dar unas monedas, es necesario comprometerse con un abanico de medidads emancipadoras. "No demos un pescado, enseñemos a pescar.
"Se estima que hay mil millones de personas estancadas en la más absoluta miseria.
Básicamente están en África y Asia Central..... sinceramente.
¿Te importa? pero, además, seguro que en tu barrio existen necesidades básicas por cubrir...... quizá pronto tu serás el protagonista de la carencias..... ¿lo has pensado?
COACHING SOLIDARIO

"No veo de qué manera se puede no creer en Dios y considerar que no se puede probar su existencia.Y creer después en la inexistencia de Dios y sentirse capaz de poder probarla"
Humberto Eco
El silencio interior no es
una consecuencia de haber
reprimido los pensamientos,
sino de ir más allá de ellos.

6 comentarios:

Ana Márquez dijo...

Francis Collins, el director del Proyecto Genoma Humano es creyente, y dice que a Dios no se llega desde la ciencia o las demostraciones científicas. Él está fuera del universo, y no se puede llegar a El por las leyes del universo, no sirven los tubos de ensayo para probar su existencia.

Interesantes siempre tus reflexiones, Paco. Besos

roxana dijo...

El silencio interior no es
una consecuencia de haber
reprimido los pensamientos,
sino de ir más allá de ellos.Excelente!!!!!!!!!!! Ese concepto es el que mas me llegó, porque hay que hacer silencio PARA PODER ESCUCHAR y
ASI PODER CONECTARSE CON EL OTRO
Y SABER DE SUS NECESIDADES!
Un saludo y buena semana!

Delia dijo...

Verdades como puños nos transmites con tus mensajes. La frase de Humberto Eco me ha hecho reflexionar ¿quien está en posesión de la Verdad? ¿Y quien puede probarla?
Practicar el silencio interior nos hace mas auténticos y nos ayuda a liberarnos, paulatinamente, de nuestros fantasmas que, a priori saldrán a flote con mucha fuerza pero que, poco a poco iremos venciendo.
Que pena no poderte leer cuanto quisiera amigo Paco.Gracias por pasar por mi blog al que tambien tengo abandonado. Es un honor, siempre, tener noticias tuyas.
Salud

Belkis dijo...

Después de la fiesta sólo queda el vacío, por eso es importante ejercitar el silencio interior e ir tras el despertar de la consciencia, conectar con algo más allá de la realidad sensible, con eso que cada ser humano tiene de divino. Para ello hay que ir más allá de los pensamientos, más allá de lo que nos han enseñado, hemos aprendido y hemos vivido. La mente pensante es una herramienta útil y poderosa, pero también muy limitante cuando se adueña de nuestra vida. Hay un enorme ámbito de inteligencia más allá del pensamiento, que una vez descubierto nos enseña la verdadera riqueza que habita en nuestro interior, nos descubre el SER.
Gracias PACO, como siempre por Ser y Estar.
Amor

maria rosa dijo...

Efectivamente, la miseria la tenemos más cerca de lo que creemos y se ha acrecentado ayudada por las circunstancias actuales.
La carencia de lo más esencial pulula alrededor nuestro, pero no la vemos o no la queremos ver y no nos detenemos a pensar que quizá mañana nos toque a nosotros... después de la fiesta.
Magnifico... el silencio interior no es una consecuencia de haber reprimido los pensamientos, sino de ir más allá de ellos.
Pero el que forma parte del Club de la Miseria, no se que pensamientos tendrá o sí, pero su silencio se escucha y se ve.
Buenas noches querido Paco, me voy a descansar si puedo con un gran silencio interior.
Un abrazo,

Anónimo dijo...

Después de pasár más de media vida convenciéndome de que no existía Dios, cuando más completamente convencida estaba de que no hay Dios que exista, fui a sentarme en el banco de un parque tras un día de lluvia y ahi, en un trocito de musgo húmedo, me pareció que estaba. Turbada ante tan inesperado y contradictorio hallazgo, respiré hondo y capturé una buena cantidad de aire en mis pulmones durante algunos segundos y, en esa deliciosa sensación de oxigenarme, pensé que también estaba Dios. Por qué no. Al llegar a casa un desconocido me sonrió y pensé: "Ahí también le veo". Y antes de bajar la persiana vi una preciosa luna llena y pensé: "Ahí está otra vez". Y estaba en el ambiente y en el agua. Entonces, del mismo modo en que los niños pequeños acuerdan las reglas de sus juegos, me dije a mí misma:

-"¿Vale que Dios es algo de lo que jamás habías oído hablar antes, que nadie conoce ni ha experimentado aún pero que realmente merece la pena tratar de buscar, algo que quizás no llegues a entender nunca pero aún así, de algún modo, sirva de alguna utilidad en tu vida. Algo nuevo nuevo nuevo?".

Lo pensé durante unos instantes y me contesté:

-"Vale."

Conversando conmigo misma -y puede hasta que con Dios, yo qué sé-, decidí que esta nueva situación no tenía por qué alterar las cosas que me gustaban de mi antigua situación, porque esta humilde suscriptora es un animal de costumbres y una amante de la armonía y la tranquilidad y sobre todo busca la verdad. Y así decidí redactar una suerte de manifiesto mental, que compilara breve pero contundentemente los parámetros de mi nueva situación. Venía a decir:

Tras meditarlo detenidamente, el ser humano aquí presente ha decidido que, a partir de hoy: Cree en Dios. Cree que Dios existe de verdad, EN LA REALIDAD. Cree que, como ser humano, en su mezcla de experiencia, aprendizaje e instinto, es incapaz de encontrar un sólo dogma que aplicar a estos conceptos con justo rigor. Por tanto cree que ninguna religión podrá contarle la verdad absoluta sobre el concepto de Dios, así como ninguna ciencia podrá contarle la verdad absoluta sobre el concepto de realidad, ni ningún ser humano en el mundo podrá hacer tal cosa porque está más allá de nuestras posibilidades materiales.

Aceptar que somos animales con necesidades y que entre ellas está la de un sentimiento místico-trascendental puede estar muy bien, porque dicha necesidad en sí misma puede ser un indicio prometedor, ya que uno no suele necesitar algo que no existe. Pero este ser humano, humildemente, reconoce que no tiene ni puta idea sobre qué es Dios. Ni conoce a nadie que la tenga. Ni sabe como obtenerla. Y además no le importa. Sencillamente piensa que esta vida es una maravillosa experiencia, por la que pasará lo mejor que pueda o sepa, y sus directrices para la misma serán amar lo máximo posible, tener la mínima cantidad de miedo posible, perseguir el máximo de felicidad, con la única restricción de procurar no hacer daño nunca y a ver qué tal va y qué pasa después."

Así pasé de un mundo sin Dios a uno con, y estoy contenta, me va bien ¿sabe usted? Y hago lo que quiero Y no hago nada malo. Y me siento flex no sabiendo nada de este mundo y dedicándome a vivirlo todo nuevo como el primer día. Al leerte hoy me han dado ganas de compartirlo, por si a alguien más puede servirle.

Sé que mi intervención ha sido muy larga y aún así me tomo la libertad de lanzar un último pensamiento, Paco: ¿Quiénes son los del Club de la Miseria, los que carecen de alimentos, o los que no? ¿Qué es lo que entendemos por miseria o hambre? ¿Qué sabemos sobre el problema y la solución?... ¿Qué haremos al respecto?

Un abrazo.