TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


LO QUE APARECE EN EL TÉRMINO ESTABA EN EL ORIGEN, PERO NO LO SABÍAMOS.



SER QUE COLMA LA SED

Lo que aparece en el término estaba en el origen, pero no lo sabíamos.
Para esto venimos a la vida: para conocerlo, con-nacerlo, para experimentarlo en los diversos estratos de nuestro devenir.
Y cuando nos hemos colmado de existencia, dejar de ser para realmente SER, liberando nuestra pequeña individualidad en el SER total que tiene sed de nuestra sed.
Irresoluble es la cuestión de saber si la gota, una vez que ha entrado en el Mar y ha dejado de ser gota, es consciente de ser Mar.
Irresoluble es la pregunta porque está planteada desde la gota, no desde el Mar.
Ser mar; ser gota, gota en el Mar, mar en el Mar, mar de Mar.
¿Qué podemos añadir?
¿Qué sustraer?
El Mar no inquiere por la identidad de la gota, porque todo él está hecho de esa agua que contiene todas las gotas que de ella surgen y que a ella vuelven sin cesar.
No hay gotas; solo MAR. Todo MAR
Este saberse agua de las olas y de las gotas es revelación, resultado de un don, culminación de la aventura de existir.
Saberse agua de ese Mar, saberse mar de ese MAR.
Al mismo tiempo, el Mar también es Rastro. Rostro supremo. Rostro original que subyace a todos los rostros.
Todas las gotas contienen su reflejo y nuestros rostros encuentran en él su acabamiento.
Rostros que se desvela a media que cada gota alcanza el Océano.
“Sé sin dejar de ser tú misma” dijo Ramana a una humilde aldeana desde la majestad infinita de su estado de Presencia.
Ambos ardieron en silencio, mirándose mutuamente.
No hay más ser que el SER del que todos los seres beben. Su beber les da el ser para quedar absorbidos en él.
“”Quien beba de esta agua no volverá a tener sed”
Somos en el SER.
Somos SER.
Somos porque el SER es nosotros siéndonos.
No hay yo, y tampoco Él, porque en la unión no hay un yo que pueda referirse a un Él.
¿Qué hay entonces?
¿Qué queda?
Presencia, Pura Presencia, Todo Presencia.
“No soy existencia, sino Presencia que permite que la existencia sea”, comprende un sabio contemporáneo.
Oquedad y concavidad del SER en el SER.
Todos, todo. Aquí está. Aquí es.
Estado de conciencia tan prístino que nos parece inaccesible, un desatino de la criatura, un delirio, una peligrosa embriaguez.
Superado este temor, disuelto el límite, se nos revela lo que subyace en el AHORA más callado e inmediato.
Ser en el Ser.
Aquí, Ahora, en este momento, en esta pantalla y en la mirada que lo está decodificando.
Ya calmada y colmada la Sed.
Javier Melloni


0 comentarios: