TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


¿QUÉ PUEDO HACER YO PARA CAMBIAR AQUELLO DE LO QUE ME QUEJO




“El primer paso para emanciparnos es difícil. Consiste en atrevernos a asumir el protagonismo de resolver los problemas”
No es nada fácil ser ciudadano en el mundo de hoy. Solo protestar e echar la culpa no asegura el futuro. Es el momento de tomar las riendas.
Hoy día sobran los motivos para estar enfadados. Aumentan los impuestos. Sube la inflación. Trabajamos más horas. Cobramos menos. Se alarga la edad de la jubilación. Y cada vez más personas engordan la lista del desempleo…. En paralelo, presenciamos a través de la pantalla del televisor un sinfín de fraudes, escándalos y estafas por parte de políticos corruptos y empresarios codiciosos. Y como colofón, estamos siendo testigos de cómo está desmoronándose el sector financiero, poniendo en peligro la salud y la soberanía económica de todo el país.
Frente a semejante panorama, el miedo y la confusión no solo se han apoderado de la población, sino que se han convertido en un virus contagioso. Y como reacción mayoritaria, muchos seguimos esperando que de algún modo u otro el Estado se encargue de solución a nuestros problemas. Y tiene sentido que sea así. El paternalismo y el victimismo son los dos principales legados psicológicos que nos ha dejado la era industrial. Ambas actitudes se retroalimentan; se necesitan mutuamente para poder existir.
El quid de la cuestión es cómo los ciudadanos dependemos absolutamente del Estado, de las empresas y de los bancos. Sin ellos, muchos no podríamos ni sabríamos cómo sobrevivir económicamente. Y esta dependencia a dado lugar a nueva forma de esclavitud contemporánea.  Y dado que la presión ejercida por quienes nos gobiernan es cada vez mayor, en los últimos años una parte de la ciudadanía ha salido de su aletargamiento, expresando su inconformismo a través de manifestaciones pancartas y megáfonos y especialmente midiendo su consumo.
Una de las revoluciones que podemos hacer hoy es reflexionar sobre cómo ganamos y gastamos nuestro dinero, conductas que dicen mucho acerca de las personas que somos. Y una buena manera de empezar esta senda hacia la madurez y la coherencia es tratar de responder, con más hechos y menos palabras, a la pregunta ¿Qué puedo hacer YO para cambiar aquello de lo que me quejo?

1 comentarios:

Jayja para tí... dijo...

me reinvento...me acerco...callada...holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!! luego grito........