TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


EL SILENCIO LIMPIA NUESTRO SISTEMA Y PUEDE SERVIRNOS DE ANTÍDOTO ANTE EL SINSENTIDO DE LA ESTUPIDEZ EMOCIONAL.



Aunque la humanidad desconoce de donde viene y a donde va, ambos sitios deben ser bastantes terribles, pues nacemos cillando y nos vamos llorando o lamentándolo. Si es cierto que gran parte de la estupidez que el humano padece viene creada por sus propias creencias erroneas y reacciones innecesariamente desagradables. Puede que el gran antídoto de la estupidez sea el silencio entendido como paz mental. Realmente, es solo en el silencio y la serenidad que cada uno pueda encontrar o, quizás siquiera intuir, el sentido de la vida.

Las personas no nos vemos como somos nosotros mismos sin el roce con otros. Tampoco entendemos como es nuestra familia, o nuesta sociedad, hasta que empezamos a conocer que hay otras realidades diferentes. Entendemos la naturaleza de algo cuando nos salimos de ello. Para quién no conoce otra cosa, la realidad en la que está es el "absoluto", como quien nunca hubiera salido de casa, o de su país... para esa persona el sitio del que no ha salido se confunde con el "todo".

Siempre que en una comunicación hay dos niveles el que prevalece es el "no dicho explícitamente". Por eso, la escucha del subtexto emocional" de lo que está dando a entender una persona es crucial para que ganemos poder útil en nuestra relaciones. La mejora de nuestra comunicación avanza en el silencio. Todos conocemos algunas personas que resultan incómodas porque no han entendido esto, relacionarnos con ellos nos agota, al tiempo que nos deja sentir un vacio. Ser un buen comunicador estriba en manejar diestramente el silencio. Y es que la verdad parece venir siempre en una caja: la del silencio. Antes y despues de los momentos decisivos en nuestra vida sentimos un denso silencio. El esfuerzo de hacer silencio permite al otro notar que hay espacio para que exista. Es en silencio cuando reconsideramos nuestras intenciones con los demás y vemos qué es lo que realmente hacemos. Todos intuimos que las personas sabias quienes merece la pena escuchar, conocen el arte de leer entre líneas y en el silencio. Para que podamos transmitir mensajes requerimos un canal: el silencio y este es a la comunicación como el aire a nuestro cuerpo: no hay comunicación sin los silencios.

1 comentarios:

Belkis dijo...

En el silencio se da forma a todo lo grande.
Saludos paco