TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


¡¡¡QUE NO TE DUERMAN CON CUENTOS DE HADAS!!!




“¿Puedo ser tu discípulo?
“Tan sólo eres discípulo porque tus ojos están cerrados. El día que los abras verás que no hay nada que puedas aprender de mi ni de ningún otro”
“Entonces..¿para qué necesito un Coach?”
“Para hacerte ver la inutilidad de tenerlo”
Disminuir en Aquel que es para ser en Quien todo es. Cuando vivimos en la inautenticidad, nos afirmamos inflexiblemente y ello nos aleja del SER y nos impide ser. Ante la presencia de El que es, toda autoafirmación se convierte en separación. Ante El que es, sólo hay deseo de ser en su ser. Por ello el anhelo de disminuir hasta desaparecer: “Ya no soy yo quien vive, sino que es la Emancipación quien vive en mí”. Así lo expresó Pablo años más tarde, después de haber sido tomado en el camino por Aquel de quien quería haber eliminado todo rastro. Lo había perseguido porque intuía que iba a trastornar su vida y, efectivamente, así fue. Tras irrumpir en su camino, ya no pudo vivir para sí mismo, sino hacia él, para él, en él.
Del mismo modo pasó con Juan. Su presencia le rozó y quedó trastornado. “El que viene detrás de mí ha sido colocado ante mí, porque existía antes que yo”
También en el sufismo hay quienes han sido tocados por la Emancipación. Dice Ibn Arabi: “Aquel cuya enfermedad es la Emancipación no se cura jamás” Felices, pues, aquellos que han enfermado de Emancipación, porque no serán curados. Muchos son los que han tenido esta enfermedad a lo largo de dos mil años. Todos ellos han querido desaparecer en él. Así fue también en los comienzos. Disminuir, Tales son el dinamismo y el secreto del seguimiento: desear perderse en él hasta desaparecer para reaparecer en él y desde él. El conocimiento se hace amor y el amor, seguimiento. ¿Y qué es el seguimiento sino éxodo y éxtasis para que él tome todo el lugar?
La encarnación del Verbo, palabra y sentido primordiales, implica la penetración de la potencia divina en la debilidad humana, lo cual supone en él una disminución. Toda palabra es insuficiente para referirse a esta inseparable conjunción. El manifestarse de la Emancipación aconteció porque su voluntad de afirmación cedió a la voluntad de donación. Así para acercarse a Ella hay que abonarse a la renuncia plena del YO. En este dejarnos ir vamos alcanzando otro modo de existencia, renunciando a afirmarnos atrincheradamente para vivir es estado de receptividad y transparencia. La disminución de nuestra voluntad de afirmación deja paso al humano plural y nos hace sujetos del“vosotros”. La filiación nace de la conciencia cada más nítida de no pertenecerse a uno mismo, sino de saberse continuamente recibido. Este despertenecerse hiende regiones hacia la Otredad, una Otredad que nos dispone a recibir la alteridad de los demás y nos rescata del exilio de vivir blindados.
No podemos resolver la paradoja, sólo vivirla, adentrarnos en ella y ser abiertos por ella: vamos siendo a medida que entregamos nuestro ser, porque el SER es continuamente cesión de sí mismo. Siendo nuestra existencia el don supremo que podemos recibir, sólo puede sostenerse como don, y, por tanto, sólo tiene sentido desde la donación. La necesidad de autoafirmación es un espejismo. ¿Qué somos o tenemos que no hayamos recibido? ¿De qué podemos decir que es nuestro?
Por ello, para venir a la Emancipación, que es el don que adviene a nosotros, tenemos que rendir el YO y dejar de querer ser para configurarnos por un modo de existir que, siendo aparente disminución, es la única manera de crecer y acceder al Ser. Lo que caracteriza a este crecimiento tras la disminución es que ya no se vive a costa de nadie, sino que la existencia se concibe con, para y hacia los demás, mediante la renuncia a toda voluntad de dominación. Abandonados y entregamos, podemos dejarnos moldear para que la Emancipación imprima la imagen del Rostro Original.
Su Rostro impreso en nuestro rostro no despersonaliza, sino que nos transfigura. ¿Cuál es el signo de su impronta en nosotros? Vivir desde la inocencia, renunciando a dañar cualquier forma de existencia porque su habitar en nosotros hace que, existiendo, nos demos y dejemos ser en ligar de arrebatar. Vivir disminuyéndose es vivir sin dañar, posibilitando que los demás sean en plenitud, porque es Ella (la Emancipación) es quién sella su existencia en cada ser humano y en cada criatura. Su vida en nosotros hace que dejemos de constituir una amenaza para los demás, de manera que seamos ocasión de más vida. Para ello hemos de rendir nuestro YO. Sólo así podemos adentrarnos en la vida. Somos invitados a desalojar todo nuestro espacio para convertirnos en la ocasión de su darse. hay que disminuir para atravesar la puerta estrecha del Reino, cuya estrechez no es otra cosa que el reflejo de nuestra incapacidad de ceder. La puerta del Reino se abre por doquier, espaciosamente, cuando convertimos cada situación en ocasión de dejar paso a El que es ya lo que es. Dejando paso, cediendo, atravesamos la puerta y, entrando en el Reino, retornamos a la inocencia de una existencia que vive con la conciencia de que todo es don.

Disminuir para crecer. Retornar el don que se nos da en cada momento. Desaparecer en la trasparencia y ser recibidos en esta inocencia. Todo ello es la Emancipación: umbral de un modo nuevo de vivir. Por eso hay que disminuir ante ELLA (Emancipación) y dejar que tome posesión de nuestra persona para poder verdaderamente llegar a ser.
Melloni

0 comentarios: