TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


¿ENSALZAMIENTO Y ELOGIO DEL SACRIFICIO DE EMANCIPARSE?



Cuando fui joven todo era grande y llamativo, ahora todo es sencillo y discreto. Ha llegado el momento en que mi Emancipación habla desde el corazón.
Dos mantenían una acalorada discusión política. Ellos, acostumbrados a que yo interviniera y ante mi silencio a lo largo de la conversación, me preguntaron por qué no opinaba del tema que discutían. De forma casi espontánea les respondí que yo ahora me dedicaba a observar los sacrificios de la Emancipación.
El episodio sobre el “sacrificio de observación” puede constituir un enigma para aquellos que, como yo, tiene una idea vaga y confusa del concepto. El objeto de estas líneas no es otro que clarificar lo que puede significar para un “lego” los sacrificios de la Emancipación.
Antes de comenzar, procede una advertencia: sobre aquello que vamos a tratar se han escrito incontables volúmenes de erudición ante los cuales palidece cualquier comparación.
Debo significar primero que, por sacrificios, entiendo aquellas delicadas sutilezas que la observación nos aporta para iluminar el camino de la  escucha y la Emancipación.
Y claro está para realizar una buena observación de hace necesario un generosa renuncia al mundo y sus ruidos. Esta acción nos debe llevar hacia la renuncia a vivir en medio de la sociedad. Por ello, un componente fundamental de la vocación emancipadora, es renunciar a determinadas cosas con un objetivo mayor: la búsqueda de la Emancipación terrenal.
Ahora bien, acabamos  de decir que se lleva a cabo un sacrificio con un objetivo mayor. Esto quiere decir que la renuncia al mundo terrenal se hace por algo. Este sacrificio está orientado a un fin concreto. ¿Cuál es ese fin? Se suele responder acertadamente que se trata de la búsqueda de la Emancipación. Es decir, la acción humana renuncia a todo para acercarse al TODO, para buscarle en la soledad y el silencio. Sin embargo, esta afirmación puede ser completada o mejorada. Al fin y al cabo muchos buscan la Emancipación de alguna forma. Cada uno de una manera distinta o por vías particulares, esto es, con su particular espiritualidad. Por ello tenemos que preguntarnos qué es lo que singulariza la búsqueda de la Emancipación de un ciudadano.
En primer lugar, y como presupuesto previo, hay que hacer referencia necesaria a la separación del consumo. Hay que encontrar a la Emancipación dentro del marco de la espiritualidad y sin ese marco no puede ser entendida. La búsqueda se lleva a cabo mediante una renuncia previa a todo lo que el mundo tiene de distracción, de superficial, de innecesario (lo cual no significa que no se aproveche todo lo que el mundo tiene de bello y bueno), para centrarse en lo único necesario: EMANCIPARSE.
Una vez determinada la característica formal de la espiritualidad, es tiempo ahora de precisar lo sustantivo y material de esa espiritualidad. Y no es otra cosa que el ensalzamiento. Debemos buscar a la EMANCIPACIÓN por medio de un elogio hacia la renuncia a través del sacrificio para abandonar ese YO que nos oprime e impide escuchar la llamada de la evolución. En consecuencia buscamos a la Emancipación por medio de la observación y el ensalzamiento del sacrificio.
Conviene en consecuencia preguntarse cómo podemos expresar este elogio hacia la acción emancipadora.
La persona en voluntad de búsqueda liberadora podrá no menos de siete veces al día ensalzar internamente la belleza de una sociedad que, menesterosa y aturdida, busca su salvación de los reclamos al consumo. Por supuesto es precisa la renuncia ante los constantes estímulos que, los enemigos terrenales, lanzan para someter nuestras voluntades.
En pues el absoluto abandono del YO egoísta y mundano lo que puede acercarnos a la acción salvífica del elogio a la EMANCIPACIÓN; no como un acto individual aunque si como un acercamiento al otro desde el SÍ MISMO, aceptando, empero, que si deseamos llegar a ser un humano de verdad debemos buscar siempre y exclusivamente el último lugar. Dado  quién no esté dispuesto a tomar el camino del fracaso social, no puede seguir a la EMANCIPACIÓN. No hay que engañarse es así.
Quiero aclaran ese mencionado concepto del SÍ MISMO que según Carl Gustav Jung es el conjunto íntegro de todos los fenómenos psíquicos que se dan en el ser humano. Expresa la unidad y totalidad de la personalidad global. Pero en la medida en que esta última, a consecuencia de su componente inconsciente, nunca puede ser consciente sino de manera parcial, propiamente el concepto de sí-mismo es empírico solo en parte y, por tanto, en esta misma medida es un postulado.
Ya en el área de la EMANCIPACIÓN existen diversos grados de alcanzarla más podemos decir: “deseo comprender tu verdad, aunque sea imperfectamente, esa verdad que mi corazón cree y ama. Porque no busco comprender (mi finitud es latente) para creer, sino que creo para llegar a comprender. Creo en efecto, porque, si no creyere, no llegaría a comprender”
ooOoo


0 comentarios: