TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


UNA ABEJA EXTRAVIADA LEJOS DE SU COLMENA E INCAPAZ DE ENCONTRARLA ES UNA ABEJA PERDIDA; PERO NO POR ESO, Y EN NINGUNA CIRCUNSTANCIA SE HA TRANSFORMADO EN UNA ABEJA MÁS SALVAJE,



LA CULTURA ES UN INVENTO DE LA VIDA PARA ACELERAR LA ADAPTACIÓN AL MEDIO. Creamos la lengua como instrumento para producir las acomodaciones al medio, manteniendo una base biológica inmutable.

La educación del carácter tiene su fundamento teórico en la ética de las virtudes. La virtud tiene tres aspectos bien definidos: un comportamiento (una conducta que podríamos considerar como virtuosa, ejemplo, la generosidad), un sentimiento (se actúa con generosidad porque es bueno), porque hace bien, porque se ama ser generoso) y finalmente una razón (permite reflexionar los motivos por los que ciertos aspectos y rasgos son buenos y otros malos). De poco sirve adoctrinar sin la práctica y la integración emocional de la virtud: no es la razón, sino el sentimiento, el que nos mueve a actuar.
Ahora se insiste en recuperar valores. ¿Cómo lo haremos para integrarlos a nuestra vida? ¿Sirven los de toda la vida, o tal vez están en proceso de transformación? ¿tendremos que volver a los viejos relatos heroicos para lograr un modelo ideal como hacía el viejo Homero, aunque al precio de un inevitable determinismo? Pocos admitirían hoy una educación en valores que fuera sinónimo de socialización.
Nos encontramos así en tierra de nadie: nos quejamos de crisis de valores, se exige más educación moral, pero a su vez nos parece un discurso anticuado.
Entramos en sociedad con múltiples papeles asignados, con guiones previamente escritos que infieren lo que está bien y lo que está mal. La ética de la modernidad es una ética de los deberes, a diferencia de la ética antigua, que era una ética de las virtudes. A la ética le concierne establecer las obligaciones que atan al individuo con la sociedad en la que viven. Ocurre que no son las leyes, sino los códigos de conducta que acaban dependiendo de la responsabilidad propia.  ¿Cómo educar esa conciencia? ¡Qué fácil es hablar de moral y de valores, y qué difícil actuar coherente y comprometidamente con ellos!


0 comentarios: