TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


NUNCA ME ENFADO POR LO QUE LA GENTE ME PIDE, SINO POR LO QUE ME NIEGA


Te doy gracias, EVOLUCIÓN, porque nos has creado a todos diferentes. Nuestros rostros tienen todos los colores y la luz que reflejan es de gran variedad.
Nos has regalado lenguas distintas para poder expresar la diversidad de la vida y hablar de tí de mil maneras.
Todos los hermanos somos diferentes y esto nos ayuda a esforzar-nos para entender-nos. EMANCIPACIÓN te agradezco me permitas descubrir otras cosas para compartirlas con los demás. Tú eres nuestra unidad y razón de existir.
Gracias por hacer-nos diferentes.
PETICIONES
Hacer y recibir peticiones es parte habitual y constante de la interacción humana. Pedimos y aceptamos peticiones constantemente. Este baile de peticiones es tan freciente que podemos entresacar un buen número de distinciones.
Una primera reflexión sobre las peticiones es que nacen de una carencia. Pedimos porque necesitamos algo del otro, algo que nos falta o que no podemos obtener sin ayuda. Esta necesidad nos coloca en un punto de vulnerabilidad que a veces nos cuesta aceptar. Cuando esto ocurre, nos cuesta hacer peticiones de forma clara y abierta y manipulamos nuestro lenguaje para encubrir nuestra vulnerabilidad.
Hacer peticiones nos incomoda, nos cuesta trabajo, nos da miedo, no ya sólo porque pone al descubierto nuestra necesidad, también porque nos expone. Cuando pedimos algo, quedamos expuestos a que el otro se moleste, a que juzgue impropia nuestra petición, a que nos diga que no. Tenemos miedo al rechazo. Cada vez que evitamos hacer una petición amparándomos en especulaciones y suposiciones, no sólo generamos la aparición de estados de ánimo de frustración y resentimiento, también estamos cerrándonos muchas posibililidades de acción. Si en lugar de poner el foco en las posibles consecuencias negativas que nuestra petición podría generar pensáramos en la manera más adecuada de llevarla a cabo, seríamos muchos más eficaces. Cuando hacemos una petición de forma abierta,directa y honesta, obtenemos una respuesta inmediata. Si la respuesta es positiva, logramos antes aquello que necesitamos ahorrándonos muchos momentos de insatisfacción. Si la respuesta es negativa, tenemos la posibilidad de buscar alternativas, reflexionar sobre posibles opciones, buscar aquello que necesitamos en otra parte.

3 comentarios:

MAJECARMU dijo...

Estoy de acuerdo en que es más fácil responder y dar ayuda a los demás.Pedir es difícil,porque nos descubrimos y ponemos al desnudo nuestra debilidad...Sin embargo,es importante armarnos de valor y pedir abiertamente aquello que necesitamos.
Mi gratitud por el tema y mi abrazo grande,amigo.
M.Jesús

maria rosa dijo...

La vida es colectiva.En la vida siempre damos y recibimos.
Tener nuestra realidad clara y también nuestra necesidad nos hace ser más conscientes y sabremos en todo momento como dar, recibir y pedir.
Buen fin de semana aunque sea pasado por agua.... el agua es vida... si no nos ahogamos en nuestros propios pensamientos.
un abrazo,

Belkis dijo...

Si pedimos nos dan y encontramos la solución de forma más rápida. El orgullo a veces nos lo impide y eso sólo nos hace más difícil el camino.