TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


El insensato busca la felicidad en la lejania el sabio lo hace crecer bajo sus pies.



ESTUPIDEZ EMOCIONAL, ¿Qué es?


Todos sabemos que la inteligencia emocional es el talento para reconocer las emociones así como para posteriormente gestionarlas, hábil y adecuadamente favoreciendo nuestro bienestar y nuestras relaciones personales. Puen bien, la estupidez emocional consiste en todo lo contrario: la insensibilidad ante las emociones propias y ajenas, así como una gestión emocional torpe e inadecuada que complica y empeora innecesariamente cualquier vínculo con otra persona.

Si bien en un primer contacto, el estúpido emocional puede pasar desapercibido, basta un trato continuado o coincidir con él en una situación complicada para que se haga evidente su enorme predisposición a los sentimientos negativos, los cuales genera y aumenta exponencialmente sin una necesidad aparente. El estúpido emocional se retrata a sí mismo creando enormes conflictos a partir de los incidentes más nimios.

Que alguien carezca de inteligencia emocional no le sitúa, necesariamente, en el terreno de la estupidez emocional. De hecho, consideramos que alguien es un estúpido emocional integral solo cuando es contrario a todo cuantorepresenta ser hábil con las emociones.

Todos estamos expuestos al riesgo de manifestar eventualmente alguna conducta emocionalmente estúpida. Dado que la estupidez emocional es algo de lo cual, como veremos, no se libra nadie, será nuestra capacidad de darnos cuenta de ella, lo que marca las diferencias.

De igual modo que la inteligencia emocional, la estupidez emocional es independiente de la inteligencia abstracta: alguien puede ser estúpido emocional al margen de su cociente intelectual o de su formación académica. Así pues, se puede tener un cociente de inteligenciadestacable en cualquier sentido -bien sea por alto o por bajo- y ser, sin embargo, estúpido emocional.

Evidentemente, aquellos individuos que combinan un potente cerebro, un coeficiente intelectual elevado, con una alta aficción por la estupidez emocional, representan un gran peligro potencial, especialmente si ostentan un cargo jerárquico respecto a otros, por ejemplo institucional con trabajadores a su cargo, o una responsabilidad política sobre el destino de una colectividad. Esta peligrosidad de las personas estúpidas dotadas de alto nivel de inteligencia radica en que ellas son capaces de inducir a otros individuos a desarrollar ideas, sentimientos, conductas y situaciones estúpidas. El sistema que usan es trazar previamente un plan para la confusión de sus víctimas, induciéndoles a creer que sus sentimientos no solo no existen, sino que de hecho tienen otros. Los perniciosos efectos de este fenómeno derivan en las más cínicas y perversas circunstancias.

Aunque para inducir a otros a comportarse de modo estúpido, hay quién hace gala de una siniestra y perfeccionada estrategia mental, el desarrollo del comportamiento estúpido en uno mismo resulta mucho más fácil y cómodo. Lo prueba el hecho, de que existen multitud de enormes estupideces cuya realización no implica ni el más mínimo mérito.

Estupidez: Torpeza notable en comprender las cosas.

Estúpido: Falto de inteligencia

2 comentarios:

F. J. Zamora dijo...

Por eso no hay que perder mas tiempo y empezar a fijarnso mas en nuestras emociones y poder trabajarlas aqui y ahora para no caer en esa estupidez. la estupidez emocional va casada con el egoismo y distante del amor y la compasion.
Un abrazo querido Paco

Belkis dijo...

En la lejanía hay que buscar pocas cosas, lo tenemos todo al alcance de la mano, pero no lo vemos