TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


LA SOMBRA NO EXISTE. LA SOMBRA QUE VES ES LA LUZ QUE NO PERCIBES.




Ninguna razón para la alegría puede rescatar a nadie de la tristeza si no es ya, ella misma, alegre. No basta con dar razones para la alegría o para la esperanza. Hay que darlas con alegría. Hay que darlas con esperanza. “Con” aquí significa “desde”. La comunicación no verbal es, en realidad, pre-verbal, es un mensaje antes del mensaje. Es la comunicación de algo desde lo que se piensa y razona.
Razonar, en efecto, razonamos todos desde algo que nos da, por sí mismo, dolor o alegría, temor o esperanza. Desde algo que conocemos antes de poder explicárselo, antes de saber por qué. ¿hace falta explicar, insisto, por qué necesitamos todo aquello de lo que sentimos necesidad? Es como el silencio o como la luz. Observa con agudeza el poeta Mújica:

“LO QUE BUSCA CON EL BASTÓN EL CIEGO ES LA LUZ, no el camino”

Bañadas de luz, de la suave luz de la alegría, están aquellas razones “caminos”, al decir del poeta, en las que hay ya más alegría que motivo para ella. Hay razones de verdad para la alegría allí donde la alegría ya está presente.
La vida va siempre por delante. Se adelanta siempre a las razones para vivir. Y, porque se adelanta a ellas, las pide. Porque hay vida hay esperanza, y no a la inversa. Lo primero es siempre la vida. Después viene el sentido de la vida, el sentido que una vida le pide a otras vidas.
Lo primero que necesitamos en la vida no es una respuesta sino una ayuda: La Emancipación. Después de crear al primer hombre le dio, según los antiguos conceptos, una ayuda que la estaba en su propia genética: la cristalización de lo femenino. No fue una palabra sino una mirada. Y no solo una mirada sino una caricia. No un fundamento sino el material vivo del que está hecho todo lo que, por su solidez, puede fundamentar, servir de (con) suelo para una vida digna. No es la razón lo primero, lo que fundamenta y guía. Lo primero es, en palabras del poeta Jorge Guillén, “el vivir” pues

“EL VIVIR VERDADERO CONDUCE A LA RAZÓN POR SU CAMINO.”



0 comentarios: