TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


PARA EL OBSTINADO PERDER SU RAZÓN ES PERDERSE




TODOS LOS NECIOS SON OBSTINADOS Y TODOS LOS OBSTINADOS SON NECIOS.

La conducta obstinada es fácil de reconocer. Alguien se cierra en una idea, una creencia, una iniciativa, en cualquier producto de su mente que adquiere la condición de verdad. Se mantiene firme en su pensamiento, no dialoga, sino que manipula dialécticamente. Apura todos los argumentos, echa mano de todo tipo de informaciones e incluye razonamientos científicos, cuando no filosóficos. Se enciende como una mecha, se enerva, gesticula, cada vez más hist0riónicamente y eleva el tono de la hasta llegar al griterío. Se enfada, amenaza, insulta si es preciso, saca a relucir todos sus resentimientos y menosprecia tanto como pueda a su oponente. El caso es mantener como sea su razón. Perderla es perderse.
Exista una creencia común que entroniza a las personas obstinadas porque solo así consiguen sus propósitos. Confundimos entre perseverancia y obstinación, no obstante podemos plantearnos ¿Cuál es el coste de conseguir obstinadamente lo que queremos? ¿Adónde nos lleva querer tener siempre razón? ¿Quién sigue con nosotros tras nuestras obstinaciones?
Etiquetados de necios u obstinados, parece que los últimos en enterarse de dicho carácter son los que lo sufren, entre otras cosas, porque ven a sí mismos a la inversa, es decir, revestidos de un toque superior casi divino que los conjura con la verdad de la buena. Sienten tan tercamente su visión de las cosas, sus pareceres, que no pueden entender que exista alternativa alguna, que haya una mirada distinta, que pueda existir una razón que les contradiga.
Atrapados en su propia inmediatez, enfundados en mil razones, atrapados en sus redes emocionales que transitan entre orgullo, la ira, el resentimiento y la envidia, no son capaces de conectar con los demás, con el contexto, con la demanda del momento. Cerrados a cal y canto, protegiendo su imperio interior, abruman a sus interlocutores, los llegan a asustar para marcar su territorio, para evitar empatizar, congeniar, comprender, arropar, mostrarse en definitiva más allá de la razón. Dicho de otro modo, temen mostrarse a sí mismos. Temen ser vistos en su vulnerabilidad, en su desorientación, en su ignorancia.
Las personas obstinadas, huelga decir, se mantienen atrapadas en un ego rígido y monumental. Y no hay nada peor para el ego que quebrantarlo. Identificadas, con su manera de pensar, sentir y proceder, es decir, con sus hábitos mentales, todo lo que conduzca a contrariarlas, cambiarlas, transformarlas o, sencillamente, abandonar la necesidad compulsiva de tener razón, es crearles un miedo terrible a quedar diluidas. Es por eso por lo que necesitan afirmarse tanto.

Ante emociones tóxicas como la ira, la envidia o el orgullo, caben otras más embellecedoras como la humildad, la aceptación, la compasión. Eso es lo que debe encontrar el terco dentro de sí, el permiso para tratarse bien, con delicadeza, con amor, para después poder extender esos sentimientos a los demás

0 comentarios: