TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


Arquetipos de la Mujer Salvaje





Los lobos sanos y las mujeres sanas comparten ciertas características psíquicas: una aguda percepción, un espíritu lúdico y una elevada capacidad de afecto. Los lobos y las mujeres son sociables e inquisitivos por naturaleza y están dotados de una gran fuerza y resistencia. Son expertos en el arte de adaptarse a las circunstancias siempre cambiantes y son fieramente leales y valientes. Por conseguiente, la depredación que ejercen sobre los lobos y las mujeres, aquellos que no los comprenden es sorprendentemente similar. Por consiguiente, fue ahí, en el estudio de los lobos, donde por primera vez cristalizó el estudio del concepto sobre el arquetipo de la Mujer Salvaje. Es pues en la constante observancia de los lobos como comprendí la existencia de la Mujer Salvaje que anda oculta en todas las manifestaciones de femenidad. Vi, en mis andaduras por la naturaleza, como una madre loba mató a uno de sus cachorros herido mortalmente y me enseño la dura compansión y la necesidad de permitir que la muerte llegue a los moribundos. La generación a la que muchos pertenecemos, posterior a la II Guerra Mundial, creció es una época en que a la mujer se le trataba como a una niña y a una propiedad adormilada por las revistas del corazón.

Clarissa Pinkola

3 comentarios:

Helô Müller dijo...

Clarissa foi muito feliz em sua associação de idéias! Perfeita...
Carinhos pra usted, Paco!
Helô

Liliana Lucki dijo...

Somos lobas en el momento justo.Sobre todo si tocan

a nuestros cachorros / hijos .También si rondan

nuestras casas o al hombre que amamos.

Si , somos como las lobas. Saludo, Liliana.

Belkis dijo...

En algunos ámbitos de nuestras vidas las mujeres somos muy salvajes sobre todo cuando se trata de salvaguardar lo que consideramos más preciado.