TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


"SI TÚ PROBLEMA TIENE SOLUCIÓN, ¿para qué te preocupas? SI TÚ PROBLEMA NO TIENE SOLUCIÓN ¿para qué te preocupas?

Obtengamos de la voluntad la valentía
para emancipar-nos de la vileza del
consumo.
Sin la opresión del temor resplandecerá
la pureza del talento para instalar-nos
en la dulzura del silencio donde conviva
amor y progreso.
PREOCUPARSE U OCUPARSE
La palabra preocupar significa ocuparse antes o
anticipadamente de algo. Cuando nos preocupamos,
le damos vueltas y más vueltas en la cabeza a las
diferentes alternativas, sin apreciar ninguna solución
que nos satisfaga. Sentimos la amenaza, sopesamos los
riesgos, anticipamos las consecuencias más funestas,
pasamos noches en vela sin poder descansar o pensar en
otra cosa, pero somos incapaces de tomar decisiones, porque
no vemos opciones, ninguna de las posibilidades nos parecen
adecuadas. La preocupación nos mantiene encerrados en un
círculo vicioso. Cuando nos ocupamos de algo, tenemos
un plan de acción y la sensación de que hay una oportunidad,
una posibilidad de resolver la situación. La conversación
interna es totalmente diferente, nos permite descansar porque
sabemos que estamos haciendo todo lo que está en nuestra mano
para lograr aquello que deseamos o para resolver una situación
dada.
La diferencia fundamental entre preocuparse y ocuparse está en el
estado de ánimo que se genera en cada caso. La preocupación
genera emociones asociadas a conversaciones de "no posibilidad",
que cuando se prolongan en el tiempo, acaban cristalizando
en un estdo de ánimo "preocupadizo" que se instala de forma
continua y en el que ya todo es causa de preocupación.
Sin embargo, cuando elegimos ocuparnos, las conversaciones
de posibilidad generan emociones mucho más positivas,
porque nos sentimso con la capacidad para resolver los problemas
de nuestro día a día.
La preocupación se asocia a lo que llamamos lenguaje victimista,
es decir, cuando entendemos que no tenemos capacidad
para resolverlo "esto no depende de mí, no hay nada que yo
pueda hacer, la culpa la tienen los demás, si no
hubiera hecho/dicho aquello, no me vería en esta
situación" Nos colocamos en el centro de la escena y atribuimos
la causa de nuestras doficultades a elementos externos o a terceras
personas. Cuando nos preocupamos, vivimos cualquier
situación de la vida como un problema. Sin embargo cuando nos
ocupamos la situación (aun no problema) puede ser
valorado como un reto, como una oportunidad. Puede
transformarse en una acción.
Lo valioso de esta distinción entre preocuparse y ocuparse
es que todos nosotros tenemos la capacidad de elegir
dónde queremos ubicarnos y de decidir qué queremos
hacer.


1 comentarios:

Belkis dijo...

Definitivamente es mejor ocuparnos en encontrar la viabilidad de cada situación en vez de preocuparnos porque vemos en cada situación un posible problema. Muy interesante como siempre Paco.
Te deseo que pases un estupendo resto de fin de semana.
Besitos