TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


¿FANTASÍA?



No convertir las propias convicciones en un absoluto es una condición para saber gestionar los conflictos. Lo cual no significa ser indiferentes o no creer en nada, sino al contrario: significa que he reflexionado de tal modo sobre mis convicciones que me he dado cuenta de que éstas no pueden valer para todos y eternamente.



LA REPRESIÓN DE LA FANTASÍA CREATIVA

Para evitar ser la vendedora de fósofosforos, se tiene que emprender una acción importante. Cualquier persona que no apoye tu arte o tu vida no merece que tú le dediques tiempo. Muy duro pero cierto. De otro modo, la mujer pasa directamente a vestir los andrajos de la niña de las cerillas y se ve obligada a vivir una cuarta parte de su vida que congela todos sus pensamientos, su esperanza, sus cualidades, escritos, obras teatrales, diseños o danzas. El calor tendría que ser el principal objetivo de la vendedora de fósforos. Pero en el cuento no lo es. Es su lugar la niña intenta vender las cerillas, su fuente de calor. Al hacerlo así, deja lo femenino con menos calor, menos riqueza y menos sabiduría y sin posibilidad de ulterior desarrollo. El calor es un misterio. En cierto modo nos sana y nos engendra.Es el relajador de las cosas demasiado tensas, favarece la corriente, la misteriosa ansia de ser, el virginal vuelo de las nuevas ideas. Cualquier cosa que sea, el calor nos atrae cada vez más. La niña de las cerillas no está en un ambiente propicio para su crecimiento. No hay calor, no hay combustible, no hay leña. ¿Qué podríamos hacer si estuviéramos en su lugar? Primero, podríamos abstenernos de perder el tiempo con el reino de la fantasía que la niña de las cerillas construye encendiendo fósforos. Hay tres clases de fantasías. La primera es la fantasía del placer, una forma de helado mental estrictamente destinada al gozo como son, los ensueños. La segunda clase de fantasía es la imaginación deliberada. Este tipo de fantasías es como una sesión de planificación. Se utiliza como vínculo para conducirnos a la acción. Todos los acontecimientos -psicológicos, espirituales, financieros y creativos, empiezan con fantasías de esta clase. La tercera clase de fantasía es la que lo paraliza todo. Es la fantasía que impide emprender la acción más acertada en los momentos críticos.

Pinkola

1 comentarios:

Belkis dijo...

Quien no aprecia lo que haces no te merece. Me llegó hondo. Realmente cierto