TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


¿EN QUÉ FUNDAMENTO MI EXISTENCIA?



Hechos y Creencias.

Creer es lo que mueve la razón, el corazón y las manos de una persona, lo que engloba el pensamiento, la voluntad, el sentimiento y la acción. La FE ciega, sin embargo, me resulta sospechosa al igual que el amor ciego. La FE ciega ha conducido a numerosas personas y a pueblos enteros a la perdición. Hay que esforzarse por cultivar una FE que busca comprender, que no dispone de pruebas concluyentes, pero sí de buenas razones. No una FE racionalista aunque si razonable.
Con el tiempo aprenderemos, que para encontrar un pilar donde sostenernos ante tanta duda, no podemos renunciar a la claridad latina, precisión terminológica, argumentación coherente y, en general, severa disciplina de trabajo para encontrar unos principios evidentes del SER que nos son naturales.
No obstante debemos considerar que existen dudas superficiales que pueden ser ahuyentadas por medio de la información. Pero existen dudas inteligentes que penetran más y arraigan firmemente en nosotros. ¿Por qué debo aceptarme tal como soy, me guste o no, con mis lados positivos y negativos? La aceptación de mi YO en virtud de argumentos racionales se me antoja difícil.
¿Y qué es lo que quiero en realidad? ¿Cuál es el sentido de mi libertad? ¿Por qué no se dirige sin más al bien? ¿Qué es lo que la mueve? ¿Por qué es posible la culpa? ¿Y no recae la posibilidad de fracasar, de errar, de incurrir en culpa, en Aquel que ha querido así al ser humano, de suerte que YO mismo quedo eximido? También me parecía imposible afirmar mi libertad, en extremo ambivalente, a fuerza de juicios racionales.
A la vista de tales preguntas y aprietos, a la vista también del metódico examen de conciencia diario, poco me ayudaban los supuestamente evidentes principios del ser de la metafísica greco-tomista: que el ser es ser, no no-ser. Pero el ser, ¿es en realidad distinto del no-ser? A todo ente le corresponden, en cuanto tal, identidad, verdad y bondad. Pero ¿no es el ente con frecuencia contradictorio, falso, no bondadoso? ¿Qué pasa con el mal en el mundo?
Los clásicos principios del ser también podían ser puestos en tela de juicio en la época del nihilismo y el existencialismo: aludiendo al carácter contradictorio de la existencia humana, a su caducidad, a su condición caída y pérdida, más aún, a su futilidad. ¿No había descrito Juan-Paul Sartre –cuyo existencialismo se entiende a sí mismo como humanismo- al ser humano como “trou d’être”, como “agujero en el ser”, obligado a proyectarse libremente a sí mismo? ¿Y no había formulado Nietzche con énfasis la “sospecha”, el recelo, la desconfianza, respecto a todo aquello que es y que debe ser verdadero y bueno, en especial respecto a toda metafísica.
Jung llama la “sombra” de las personas, justo aquello que el ser humano, en vez de confrontarse con ello, prefiere apartar, reprimir, ocultar.. ¿Y no desean algunos en su corazón ser distintos de cómo son? ¿Un poquito menos inteligentes, menos ricos, menos guapos? Con frecuencia nos resulta más fácil aceptar el mundo que aceptarnos a nosotros mismos, tal como –nos guste o no- somos o hemos sido hechos por otros. “Lo sencillo “es siempre lo más difícil manifiesta JUNG. Pues en realidad, ser sencillo es un arte supremo; de ahí que aceptarse a sí mismo constituya la quintaesencia del problema de la moral y el núcleo de toda una visión del mundo.
Cuando una persona ha alcanzado todo lo que podía alcanzar y, se mire como se mire, ya no pueda alcanzar más, entones ¿qué…..

Fundamentos del texto: Kung

1 comentarios:

Belkis dijo...

En algunos casos si que tengo fe ciega. Creo en la fuerza superior de la Divinidad, aunque no tenga pruebas concluyentes. No siempre ha de haber un hecho para probar el porqué de lo que creo, o???