TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


TEXTOS PARA EL ALMA 353


La soledad hace, que muchas veces las personas tomen decisiones desesperadas. La Emancipación siempre llega con su infinito amor en el momento que más la necesitas.
No te deja solo ni un segundo. Te fortalece y te sostiene ante el miedo.
Tus palabras, tus sueños y tus pensamientos tienen el poder de crear condiciones de vida.
Aprovecha esta acción de tu mente para ser positivo.
El humano puede acercarse a su plenitud cuando no abandona su lucha por la dignidad.
La felicidad puede estar cuando deposita su confianza en la Emancipación.
En ella está el misterio de la alegría que guiada por el amor al otro, es capaz de hacer bailar a las montañas.
Más es camino empieza en descubrir-nos nosotros. ¿Qué guía nuestros actos? ¿Para qué nos relacionamos con el otro? ¿Vivimos para el momento?
Estas y otras preguntas deben suponer una profunda radiografía de la existencia de aquello que llamamos alma y que no es otra cosa que el "sentido" de la materia.
Si, si todos tenemos un "alma potencial" con amplia posibilidad de mejora. Dicho potencial está dormido dado que "el modelo social" así lo ha determinado. Se trata pues de liberar tu caudal de inteligencia abandonando las "tendencias" que los "arquitectos del poder" han dibujado para ti.
Tu dignidad no está comprando en las rebajas ni viajando por todo el mundo. Acercarse a la libertad que otorga la dignidad puede ser analizar "el modelo social"  que nos propone "la casta" y liberarte de él.
No huyas de gestionar tu libertad.......eso es EMANCIPACION, eso es dignidad.

TEXTOS PARA EL ALMA 352


En los momentos en los cuales caminas por el "valle" puedes estar segura de que no estás sola.
Su presencia es real y nos acompaña durante los momentos difíciles y en los cambios que tiene la vida.

La Emancipación, aunque caminemos por el valle con la sombra de la muerte, siempre estará contigo infundiéndote aliento. Su luz guiara tu crecimiento para que abandones las cadenas del egoísmo y vanidad.

TEXTOS PARA EL ALMA 351



La derrota no es la peor de las tragedias. La verdadera tragedia es no haberlo intentado.
¡Se fuerte y valiente! No temas ni te acobardes, la Emancipación esta esperándote.
"El que quiere hacer algo encuentra el camino. El que no quiere hacer nada, encuentra la excusa.

La Emancipación que habita en ti es más fuerte que toda resistencia. Tu puedes derribar todas las barreras tras las que te refugias, tu puedes arrancar las máscaras tras las que te escondes, tu puedes liberarte de esa prisión solitaria.

TEXTOS PARA EL ALMA 350




  No buscar culpables y asumir la propia responsabilidad es una decisión fundamental para obtener una existencia saludable.
Tú decides como responder a las acciones del otro. Si te ignoran, rechazan u ofenden la última palabra la tienes tú. Eres el administrador de tu propia vida.

¡¡¡Conserva la calma cuando estés bajo presión!!!

LA CLAVE ESTÁ EN LA GESTIÓN DE TU SOLEDAD


El trabajo en equipo está sobrevalorado

Ni reuniones ni pensamiento en grupo. Es en soledad cuando podemos tomar distancia y desarrollar nuestros talentos creativos

Incluso en este espacio hemos hablado de las virtudes del brainstorming, esa técnica tan utilizada en la creatividad publicitaria que consiste en reunirse para disparar las ocurrencias que se nos vienen a la cabeza y encontrar la mejor solución. Tiene sus reglas y, en cierta manera, funciona. Pero no tanto como para convertirlo en la única herramienta creativa. Según Keith Sawyer, psicólogo de la Universidad de Washington, ni tan siquiera es una buena manera de generar ideas desde cero: “Décadas de investigación han demostrado que los grupos de brainstorming piensan menos ideas que el mismo número de personas que trabajan solas y más tarde ponen en común sus impresiones”. Es decir, que antes de empezar la tormenta debemos pensar solos, analizar introspectivamente, descartar y evaluar por nosotros mismos. Es necesario crear un clima propicio para luego, cuando nos juntemos con los demás, empezar la lluvia de ideas y así, tal vez, al contrastarlas y contraponerlas a otras, crezcan y se desarrollen.

Cuando quiero que un asunto no se resuelva,
lo encomiendo a un comité
Napoleón Bonaparte
Las falsas doctrinas de la creación en grupo se extienden más allá de las agencias de publicidad. Adrian Furnham, psicólogo organizacional, nos advierte de que “si tienes en la empresa personas con talento y motivadas, debes alentarlas a trabajar solas cuando la creatividad o la eficiencia es la más alta prioridad”. Las escuelas tampoco se salvan. Hoy se educa en la tendencia del trabajo en equipo y la creatividad compartida. Esto es lo que denuncia Susan Cain, que en 2012 dio una de las conferencias de la organización TED (Tecnología, Entretenimiento, Diseño) titulada El poder de los introvertidos y que ya han visto más de 11 millones de personas: “La típica aula tiene un montón de escritorios, con cuatro, cinco, seis o siete niños mirándose entre sí, participando en incontables tareas de grupo. Incluso en materias como matemáticas y escritura creativa, que podrían considerarse espacios de pensamiento solitario, ahora se espera que los niños actúen como miembros de un comité”.
Sin duda el antónimo de creatividad es comité. Existe una sentencia que corre por los departamentos de diseño que asegura que “un dromedario es un galgo creado por un comité”. Esta queja, que se ha convertido en todo un clásico, se atribuye a sir Alec Issigonis, ingeniero que desarrolló el Mini, el automóvil que se convirtió en un icono británico y en una innovadora manera de concebir la movilidad urbana.
A quien la palabra “comité” le resulte lejana y piense que es cosa de corbatas, mesas brillantes y salas enmoquetadas, se equivoca. Todos podemos acabar actuando como inoperantes miembros de uno de ellos, basta con que varias personas opinen acerca de una idea tratando de buscar una solución común. Lean y seguro que nos suena:

En ella hay divertidos, y a la vez reveladores, ejemplos de actuación de los comités empresariales y de qué manera tan absurda se toman algunas decisiones.

  • La negociación. El ser humano es el único animal capaz de negociar. Eso está muy bien y es muy loable si queremos evitar conflictos, guerras o establecer un contrato social, pero no es la mejor manera de innovar. Porque en una negociación siempre hay renuncias, que nunca son creativas. El esquema base es el siguiente: cada miembro del comité querrá hacer sus aportaciones, aunque sea para justificar su presencia. Con el fin de que sea aceptada mi contribución, y de no sentirme rechazado por el grupo, estaré dispuesto a aceptar propuestas de los demás, incluso si no me convencen. Así, poco a poco, ese galgo diseñado para correr y con una excepcional belleza aerodinámica se va transformando en un robusto camello capaz de aguantar días sin beber. Pero esa no era la idea.
  • Miedo al error. Cuando ya se ha negociado, se diluye la responsabilidad. Ese camello tan feo ahora es de todos, lo que también significa que no es de nadie. Se comparte el error y no existe un solo responsable a quien atribuirle el fallo. Pero sin fallo no hay creatividad. Nadie que no sea capaz de asumir el error, de responsabilizarse enteramente de las cosas que no salen bien, o de aceptar que se ha equivocado puede trabajar creativamente. De los errores se aprende y a través de ellos somos capaces de convertirlos en éxitos futuros.
  • El silencio. Se ha negociado, se ha diluido la responsabilidad y se ha perdido la esencia de esa buena idea, y sin embargo todos callan. No hay nadie capaz de levantar la mano y decir que eso no funciona, que esa cosa que ahora tenemos en la mesa es peor. Y como el miedo al error, el silencio es un gran enemigo de la creatividad. Debemos tener el coraje de decir lo que pensamos, por más incómodo que le resulte al grupo. Si lo hacemos, descubriremos que tal vez otros se animan a ser sinceros y a lo mejor, incluso, salvamos al galgo.
Lo colectivo tiene sus virtudes, por supuesto, pero no por ello debemos obviar que para desarrollar nuestra creatividad y enriquecer nuestro mundo interior necesitamos encontrar momentos de soledad. Estar conectados con los demás es algo maravilloso y las nuevas tecnologías nos abren grandes posibilidades, pero previamente hemos de ser capaces de conectar con nosotros mismos. Buscar momentos de soledad, pero sin querer estar aislados. Disfrutar de nuestra propia compañía para ser mejores para los demás. Si queremos pensar de forma creativa, debemos saber hacerlo solos. Es así como podremos desarrollar nuestro potencial. Mejorar y crecer.
Pero es posible que, si no estamos acostumbrados a ello, al principio nos resulte difícil. Que nos encontremos perdidos y al poco rato tratemos de escapar de la soledad con un sentimiento de frustración que no es el deseado. Por eso, si nuestra intención es reconectar con nuestro yo creativo, que solo florece en soledad, es bueno seguir este pequeño proceso:

El talento se cultiva en la soledad
Wolfgang von Goethe
  • Tomar distancia del problema que queremos resolver. Y para ello lo mejor es ser capaces de describir lo más exactamente posible el reto que tenemos delante. Imaginemos que queremos hacer un regalo muy especial a nuestra pareja. Solo con esta información no vale. Contémonos a nosotros mismos (si hace falta, en voz alta) todos los datos importantes. Ya los sabemos, ¡claro!, pero debemos ponérnoslos enfrente para así tener la perspectiva idónea. Cada nuevo dato será material muy valioso. Como decía Sherlock Holmes: “Datos, datos, datos, necesito datos. ¿Cómo puedo hacer ladrillos si no tengo arcilla?”.
  • Explorar alternativas, por absurdas que nos parezcan. Es uno de los grandes placeres de pensar solos. Podemos transitar todo tipo de caminos creativos sin tener que dar explicaciones o avergonzarnos de ello. Nadie nos ve. Nadie nos oye. Fuera timideces y corsés. Es el momento de adentrarse en cualquier tipo de solución sin ruborizarnos por ello. Nosotros mismos ya veremos cuáles de ellos merece la pena mantener como candidatos a “idea genial” o cuáles no.
  • Anotemos las soluciones que hayamos ido seleccionando como posibles buenas ideas. Eso significa escribirlas. Sacarlas de nosotros mismos y ponerlas delante para, como hemos hecho con el problema que deseamos solucionar, tomar distancia. Escribir las ideas que ya tenemos nos llevará a tener más ideas, se activará la escritura creativa. En ese momento debemos seguir, dejándonos llevar por la afluencia que nos llega de esos rincones a los que, curiosamente, se accede sin el pensamiento consciente y que conectan con territorios maravillosos que ni nosotros mismos sabíamos que existían.
  • Decidamos entre todo el material recopilado. Esta es la parte más racional del proceso y entran en juego nuestras intenciones, motivaciones o expectativas. Por buena que sea una idea que se nos ha ocurrido, si creemos que no funciona o no nos sentimos cómodos, matémosla. El creativo es, además de creador, un gran asesino de ideas propias. No le tiembla el pulso. No se aferra a ellas. No le dan lástima. Si no funcionan, si no las ve, las mata. Para ello debemos tener coraje, valentía, y saber que, si nos equivocamos, habremos aprendido algo que aplicaremos en el próximo desafío.
  • Compartir con los demás. Es también una parte importante de este camino. Al exponer una idea a una persona de confianza, a veces vemos su potencial o nos damos cuenta de que no suena tan bien como lo hacía en soledad. También es muy posible que el otro aporte un punto de vista que enriquezca la idea. Pero, sea como sea, deberemos, en última instancia, decidir nosotros. De lo contrario, es posible que acabemos convirtiendo ese precioso galgo en un dromedario que no satisfaga a nadie.

TEXTOS PARA EL ALMA 349



 Corremos para ser grandes; pensando en grande y soñando con grandeza y se nos olvida que todo comienza en lo pequeño.

TEXTOS PARA EL ALMA 348


  El paciente lo es porque espera con paciencia la suerte de su destino.
Sentado, con más o menos comodidad, atiende esperanzado su turno en la pantalla.
Los sonidos de alerta abren la esperanza ante la posibilidad de ser atendido.
Cuando finalmente es el sujeto de atención del equipo sanitario empieza el siguiente calvario. ¿Tendré algo?
Las pruebas son amables. Habitualmente no te hacen sentir un objeto aunque excepcionalmente hay desviaciones.
Finalmente llega el veredicto....y cada uno acepta su suerte. Todo tiene que llegar y el desenlace es inevitable. Ya solo queda la dignidad en la espera del momento.


TEXTOS PARA EL ALMA 347



La aceptación de la existencia de la Emancipación supone el abandono de la creencia que fuerzas celestiales que actúan por nosotros.
Nada es ajeno a nuestra voluntad y esta debe estar orientada hacia la potencialización del talento.
Los caminos de la llamada verdad pueden fundamentarse en la esperanza de fomentar un nuevo impulso a la energía que la "gravedad" nos regala.
Desde la soledad del SER podemos agruparnos y arroparnos con otros para formar un cuerpo social que de solidez a la estructuración del talento.
Esta nueva estructura, encaminada hacia el fortalecimiento del NOSOTROS, ignorará cualquier manifestación del YO que tanto impide la libertad del talento.
Así aquellos desheredados del "sistema" serán los primeros en emanciparse al no estar contaminados por "el modelo".

              ¿Vienes?

Textos para el alma 346




Una generación va y otra generación viene, más la tierra permanece para siempre Eleva el respeto y autoestima en otros y lograrás más respeto para ti mismo/a. Acepta que tu mundo es como un espejo que te devuelve el reflejo de tu propio pensamiento. Ya que la manera como encares la vida es lo que marca la diferencia. Pues recuerda que un gramo de ejemplo vale más que mil kilos de sermones. No desaproveches tu potencial pues la emancipación te está esperando.

TODO HUMANO PUEDE SER, SI SE LO PROPONE, ESCULTOR DE SU PROPIO CEREB


66 días para cambiar un hábito

Las transformaciones exigen tiempo. El cerebro se reorganiza constantemente si tenemos interés en hacerlo; solo hay que dejar espacio al proceso

Cambiar de hábitos está al alcance de todos. Para ello necesita dos ingredientes importantes: elegir un cambio que sea coherente con su escala de valores, y entrenarlo hasta que se convierta en un hábito. Poco más.
Ya nada es “obligatoriamente” para siempre, ni siquiera lo que eligió como afición, profesión o lugar de residencia. La idea de que podemos ser quien deseemos, practicar nuevos deportes, aprender otras culturas, probar todas las gastronomías, tener otros círculos de amigos…, convierte una vida estanca en otra rica en oportunidades y variedad.
El cerebro es plástico. Las personas evolucionamos, deseamos cambiar, crecer interiormente, y estamos capacitadas para ello. Atrás quedaron las teorías sobre la muerte de neuronas y los procesos cognitivos degenerativos. Hoy sabemos que las neuronas generan nuevas conexiones que permiten estar aprendiendo hasta el día que morimos. La plasticidad cerebral ha demostrado que el cerebro es una esponja, moldeable, y que continuamente vamos reconfigurando nuestro mapa cerebral. Lo dijo William James, uno de los padres de la psicología, en 1890, y todos los neuropsicólogos hoy día confirman las mismas teorías.
El propio interés por querer cambiar de hábitos, la actitud y motivación, así como salir de la zona confortable, invitan al cerebro a una reorganización constante. Este proceso está presente siempre en las personas, desde el nacimiento hasta la muerte.
En esta sociedad impaciente, basada en la cultura de “lo quiero todo ya y sin esfuerzo”, cambiar de hábitos se ha convertido en un suplicio. No porque sea difícil, sino porque no le damos el espacio suficiente para convertirlo en hábito. ¿No le ha ocurrido alguna vez que al iniciar una dieta, las primeras semanas son más difíciles de encauzar que cuando lleva ya una temporada? Se debe a este proceso. Al principio su cerebro le recuerda lo que tiene automatizado, la costumbre de picotear, comer dulce o no practicar ejercicio, hasta que se “educa” y termina adquiriendo las nuevas reglas y formas de comportarse con la comida.
Todo hombre puede ser, si se lo propone, escultor de su propio cerebro”
Santiago Ramón y Cajal
La neurogénesis es el proceso por el que se generan nuevas neuronas. Una de las actividades que retrasan el envejecimiento del cerebro es la actividad física. Sí, no solo debe practicar ejercicio por los beneficios emocionales como el bienestar y la reducción de la ansiedad, o por verse más atractivo y fuerte, sino porque su cerebro se mantendrá joven durante más tiempo. Un estudio del doctor Kwok Fai-so, de la Universidad de Hong Kong, correlacionó el running con la neurogénesis. El ejercicio ayuda a la división de células madres, que son las que dan lugar a la aparición de nuevas células nerviosas.
Existen otras prácticas como la meditación, el tipo de alimentación o la actividad sexual que también favorecen la creación de nuevas células nerviosas.
Dado que la reorganización cerebral se estimula a lo largo de toda la vida, no hay una sola etapa de las personas en la que no podamos aprender algo nuevo. La edad de jubilación no marca un declive, ni cumplir 40 o 50 años debería ser deprimente. Todo aquel que tenga interés y actitud en algo está de enhorabuena, podrá aprender, entrenar y convertirse en experto independientemente de la edad. Si usted es de esas personas que se han dedicado durante su vida a una profesión de la que han vivido medianamente bien, pero se quedaron con la miel en los labios por no estudiar Antropología, Historia, Exactas, Bellas Artes, lo que sea, puede empezar ahora. No hay límite de edad ni de tiempo para el saber.
No deje que su edad le limite cuando su cerebro está preparado para todo. La mente está constantemente renovándose gracias a la plasticidad neuronal.

Hasta hace poco se pensaba que modificar y automatizar un hábito requería 21 días. ¡Demasiado optimismo! Un estudio reciente de Jane Wardle, del University College de Londres, publicado en European Journal of Social Psychology, afirma que para convertir un nuevo objetivo o actividad en algo automático, de tal forma que no tengamos que tirar de fuerza de voluntad, necesitamos 66 días.
Sinceramente, ¡qué más da que sean 21 o 66! Lo interesante es que somos capaces de aprender, entrenar y modificar lo que elijamos y deseemos. El número de días es relativo. Depende de factores como la insistencia, perseverancia, habilidades, de las variables psicológicas de la personalidad y del interés. El cambio ronda en torno a los dos meses y pico. ¿Qué son dos meses en el ciclo de nuestra vida? Nada. Se necesita ese tiempo para ser capaces de dar el cambio que deseamos. Y esto nos hace libres y poderosos.

Diez consejos para empezar con lo que desee:
1. Elija su propósito y conviértalo en su proyecto. Seguro que, si confecciona una lista, se dará cuenta de que tiene muchas inquietudes. Pero no podemos cambiar o embarcarnos en todo a la vez. Olvide su cerebro multitarea y no quiera modificar todo de golpe. Cuando consiga automatizar el primero, pase al segundo.

“Es preciso sacudir enérgicamente el bosque de las neuronas cerebrales adormecidas; es menester hacerlas vibrar con la emoción de lo nuevo e infundirles nobles y elevadas inquietudes”.
Ramón y Cajal

2. Reflexione sobre su meta. Si contesta a las siguientes preguntas en relación a su objetivo, su compromiso con él aumentará: ¿qué quiero?, ¿por qué?, ¿para qué? y ¿con qué? El “con qué” hace referencia a sus fortalezas, valores y actitud para lograrlo. Cuando se enfrenta a algo nuevo, y dado que eso supone salir de la zona confortable, es recomendable tener la seguridad y la confianza de que está preparado, que tiene capacidad y que va a poder lograrlo. Aunque sea difícil.
3. Hágale hueco. Sea lo que sea lo que desea aprender o iniciar, necesita tiempo. Si no le busca un espacio en su agenda y lo convierte en rutina, lo normal es que termine postergando lo que ahora no forma parte de su vida.
4. Resáltelo. Todo aquello que no forma parte de nuestro orden habitual es fácil olvidarlo. Si tiene una agenda, márquelo con fosforito. Si utiliza la alarma del móvil, póngase una diaria con el nuevo objetivo. No abuse de su memoria o del “debería acordarme”.
5. Rodéese de todo lo necesario, así no tendrá excusa para no empezar. Por ejemplo, si está a dieta, compre los alimentos del régimen; si empieza a hacer deporte, busque la ropa que va a ponerse, o si se inicia en la fotografía, prepare el material.
6. Empiece hoy. No hay ningún estudio con rigor científico en el que se relacione el lunes o el primero de enero exclusivamente con el comienzo de un nuevo hábito. El martes o el jueves son tan buenos días como cualquier otro. Retrasar todo para el lunes es otra manera de postergar y de dejar que la pereza venza a su fuerza de voluntad. El mejor día para iniciar algo es hoy.
7. Emociónese. Las emociones avivan el recuerdo, le producen bienestar, y estar apasionado con lo que se hace fideliza el hábito. Busque cómo se siente, lo que va a conseguir, cómo mejorará su vida personal o profesional. Disfrute y esté presente.
8. No escuche a la voz interna que le dice que está cansado, que qué sentido tiene y que la vida tiene cuatro días y son para disfrutarlos. Nuestro cerebro está muy entrenado para buscar excusas y seguir en la zona confortable. Esa voz interior es muy pesada y puede llegar a ser muy convincente.
9. Sea disciplinado. Tómese en serio su hábito. Tomarlo en serio no significa que se ponga serio, sino que sea una prioridad para usted, algo a lo que dedicarle su valioso tiempo. Y que ocupe un lugar especial en su agenda.
10. Convierta su nuevo hábito en su filosofía de vida. Esto le dará otra dimensión y calma. No se trata de aprender algo ya, sino de que lo disfrute y sepa que tiene toda la vida para practicarlo. Si, por ejemplo, ha decidido empezar con la actividad física, no se sienta mal si un día falla. Tiene mañana, pasado y toda la vida para hacerlo. No se trata de llamar a la culpabilidad. Esa emoción no arregla nada. Solo hay que ser disciplinado y tener serenidad. Si de verdad es algo importante, mañana volverá a la carga. No es todo o nada. Se trata de incorporar algo bueno para cada uno y encajarlo en la vida para disfrutarlo, no para que sea un sufrimiento más en el caso de no poder cumplirlo un día.

TEXTOS PARA EL ALMA 345



 ¿Cuidas tu alma?
Es curioso comprobar como los humanos tenemos "querencias" similares e individualmente nos consideramos singulares.
Manifestamos comportamientos parecidos ante "las cosas" y nuestras emociones actúan ante estímulos de la misma categoría.
¿Que nos hace actuar así? ¿La educación o la genética? ¿Quizás ambas cosas?

Sea lo que sea, es ajeno a nosotros mismos pues somos simplemente la reacción de un estímulo. Aquí puede instalarse nuestra tragedia que en la creencia somos únicos; vivimos como "sombras" de un destino previamente determinado.