TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


ABANDONA EL "YO"



Perder esta carrera de locos

Dicen que uno tiene que perderse a sí mismo para encontrarse. Se halla en la mayoría de las reflexiones espirituales y en la mística.
¿Cómo se pierde uno a sí mismo? ¿Has intentado alguna vez perder algo? Eso es: cuanto más lo intentas, más difícil se hace. Cuando no estás intentando perder cosas es cuando las pierdes. Pierdes algo cuando no eres consciente. Bueno, ¿cómo muere uno a sí mismo? Ahora estamos hablando sobre la muerte, no estamos hablando de suicidarse.
No se nos dice que matemos al YO, sino que muramos. Causar dolor al YO, causar sufrimiento al YO, sería una autoderrota. Sería contraproducente. Nunca estás tan lleno de ti mismo como cuando sientes dolor. Nunca están centrado en ti como cuando te sientes deprimido. Nunca estás tal dispuesto a olvidarte de ti mismo como cuando eres feliz. La felicidad te libera del YO.
Son el sufrimiento, el dolor, la desdicha  y la depresión los que te atan al YO. Mira lo consciente que eres de tu muela cuando tienes dolor de muelas. Cuando no lo tienes, ni siquiera eres consciente de tener muelas, como tampoco eres consciente de tener cabeza cuando no tienes dolor de cabeza. Pero es muy distinto cuando tienes un dolor de cabeza lacerante.
De modo que es muy falso, muy erróneo, pensar que el modo de negarte a ti mismo es causarte dolor, hacer prácticas de abnegación, de mortificación, tal como se han entendido tradicionalmente. Negar el YO, morir a él, perderlo, es comprender su verdadera naturaleza. Cuando hagas eso, desaparecerá.
Perder el YO es tomar conciencia de repente de que eres otra cosa distinta a lo que creías ser. Creías que estabas en el centro; ahora te percibes como un satélite. Te creías el bailarín; ahora te percibes como la danza. Esto sólo son analogías, imágenes, así que no puedes tomarlas literalmente. Sólo te dan una pista, una indicación; sólo son señales, no lo olvides. Por tanto, no las puedes presionar demasiado. No te las tomes de una manera demasiado literal.
Mello


¿ESTUPIDEZ?





Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana y del Universo no estoy seguro. Albert Einstein.


El que no sabe y no sabe que no sabe es un necio: evítalo. El que no sabe y sabe que no sabe es un ignorante: enséñale. El que sabe y no sabe que sabe está dormido; despiértale. El que sabe y sabe que sabe es un sabio; síguele. San Mateo.




Primer Fundamento de la estupidez emonional: Inconsciencia inconsciente.


Aunque el ser humano se auto-denomina animal racional, da pruebas claras constantemente de su falta de racionalidad. El problema es por tanto doble; no solamente se comporta mayoritariamente de forma inconsciente sino que, además, está convencido de ser consciente. Esta "inconsciencia no conciente" es la base de la estupidez emocional.


La conciencia bien entendida comienza con uno mismo, e implica el ser testigo de cuanto pasa en nuestro interior: las propias percepciones corporales, o sensaciones, los procesos emocionales y sentimentales, así cómo las ideas y pensamientos en nuestra mente. Si reconocemos cuanto experimentamos en nosotros mismos, mediante el contacto con lo que sentimos, logramos cierto control y poder sobre nuestra existencia. No podemos impedir acontecimientos desagradables pero si somos conscientes, podemos reconocer la situación y así siendo conscientes mantenemsos la serenidad y la firmeza.


"la conciencia de cuanto pasa en nuestro interior nos hace seres más dignos y responsables de nuestros actos y sentimientos"

Perder el "YO", negar el "YO", morir al "YO"



Conciencia y contacto con la realidad.

Se trata de observarlo todo dentro y fuera de ti, y cuando te esté ocurriendo algo, verlo como si le estuviera pasando a otra persona, sin comentario, sin juicio, sin actitud, sin interferencia, y sin intentar cambiar, sólo entender. A medida que hagas esto, empezarás a darte cuenta de que te vas desidentificando progresivamente del “YO”. Si otra persona tiene cáncer, y yo no conozco a esa persona, no me afecta tanto. Si siento amor y soy una persona sensible, podría ayudarla, pero su enfermedad no me afecta emocionalmente. Si tú tienes que hacer un examen, eso no me afecta tanto. Podría mostrarme muy filosófico al respecto y decir: “Bueno, cuando más te preocupes, peor te saldrá. ¿Por qué no te tomas un buen descanso en lugar de estudiar?” Pero cuando me llega el turno de hacer el examen la cosa cambia, ¿no? La razón es que me he identificado con el “Yo condicionado”: con mi familia, mi país, mis posiciones, mi cuerpo, yo. ¿Qué pasaría si la Emancipación me concediera la gracia de no decir que estas cosas son mías? Estaría desapegado; estaría desidentificado. Esto es lo que significa perder el YO, negar el YO, morir al YO.
Mello

Más o menos, mi muchacho querido, todas las palabras humanas acaban siendo un embuste; donde relativamente más honrados somos es entre pañales y más tarde en la tumba.
Después nos tendemos junto a los padres, por fin somos sabios, llenos de fresca claridad, con huesos relucientes tableteamos la verdad, y alguno mentiría y preferiría volver a vivir.
Hermann Hesse.



¿COACHING...como herramienta del despertar?




No es fácil comprender a la Emancipación cuando nos habla del amor al prójimo. Para ello hemos de aprender su lenguaje alejándonos de la comodidad y la constumbre para dejar paso al amor. Así podremos abrazar nuevos campos de la vida donde, desde la alegría, abandonar los oropeles mundanos que nos aletargan. Podemos romper, consecuentemente, nuestro aislamiento a través de la reinvención del ALMA. Así, la razón de vivir, toma una dimensión transcedente hacia los caminos del diálogo y la reflexión. Mediante la disciplina del coaching, la Emancipación, se manifiesta en todas las comuninades de amor de manera sincera y generosa. Así el dolor y la angustia son eclipsados, dando lugar a la llegada de un glorioso existir. De esta manera nace un nuevo sentido de la vida, profundo y liberador de las atrocidades a las que nos somete el poder terrenal.

Desde la cuna hasta el féretro cincuenta anos discurren, después empieza la muerte.
Uno se atonta, se aburre, se abandona, se hace rústico y el cabello se va al diablo.
Los dientes también se pierden, y en vez de estrechar con entusiasmo a las muchachas contra nuestro pecho leemos un libro de poemas.
Pero una vez más antes del fin quiero ganarme a una niña de ojos claros y cabellos rizados, la tomo con cuidado en mis manos beso su boca, su pecho y sus mejillas, le saco la falda y el pantaloncito.
 Después, en nombre de la Emancipación, puede la muerte venir a buscarme.
La juventud ha huido,
ya no estamos sanos.
Aprieta la reflexión
y ocupa el proscenio



CEDER





Cada brote quiere su fruto y cada mañana su tarde, nada hay eterno sobre la tierra más que el cambio y la huida.
Hasta el estío más hermoso ventea en otoño y la decadencia. Detente, hoja, paciente y tranquila, cuando el viento quiere arrebatarte.
Juega tu juego y no te defiendas, deja que tranquilamente ocurra, Deja que el viento que te arranca te lleve hasta casa.

CEDER

Cuanto más trates de cambiar, peor será. ¿Significa esto que cierto grado de pasividad está bien? Si; cuanto más te resistas a algo, más poder le das. Creo que es éste el significado de las frese: “Cuando alguien te golpee la mejilla derecha, ofrécelo también la izquierda” Se fortalece a los demonios con los que se lucha. Esto es muy oriental. Pero si fluyes con el enemigo, lo superas. ¿Cómo afrontar uno el mal? No luchando contra él, sino entendiéndolo. Al entenderlo, desaparece. ¿Cómo lidias con la oscuridad? No lo haces usando el puño. No persigues a la oscuridad con una escoba para que salga de la habitación, sino que enciendes la luz. Cuanto más luches con la oscuridad, más real será para ti, y más te agotarás. Pero cuando enciendes la luz de la conciencia, se funde. Digamos que este trozo de papel es un cheque por valor de un millón de euros. Ah, debo renunciar a él si deseo formar parte de la eternidad.
¿Vas a sustituís una avaricia por otra, aunque sea una avaricia espiritual? Antes tenías un ego mundano y ahora tienes un ego espiritual, pero tienes igualmente un ego, aunque ahora es más sutil y difícil de tratar. Cuando renuncias a algo, estás atado a ello. Pero si en lugar de renunciar a ello lo miro y digo “Oye, que esto no es un cheque de un millón de euros, sino un pedazo de papel” no hay nada con lo que luchar, no hay nada a lo que renunciar.

¿SILENCIO O PALABRA?




Mucho se ha escrito sobre el hablar y, ni que decir tiene, sobre el callar. Tanto uno como otro son prerrogativas del hombre, que no comparte con ningún otro ser de la naturaleza, ya que, aunque existe infinidad de criaturas que son incapaces de hacer el más mínimo ruido -no digamos de hablar-, ninguno de ellos tiene la posibilidad de ejercer libremente la capacidad de guardar silencio. El ser humano, por el contrario, se ve abocado en cada instante de su vida a la decisiva alternativa de hablar o callar. Sabemos que no siempre es conveniente la palabra que nos viene a la boca; que en algunas ocasiones "calladitos estamos más guapos" y que, si hubiera dicho aquello en aquel momento, no se habría cometido aquella injusticia..... Pero, aun siendo conscientes de todo esto, ¿qué difícil nos resulta ante cada circunstancia tomar la opción más apropiada?.

La naturaleza a cada uno de por sí nos imprime una propensión diversa hacia el hablar. Algunos somos taciturnos, otros son de hablar lento, pausado y consciente y otros parece que tienen el corazón en la boca, incapaces de medir el alcance de sus palabras. Cada uno de nosotros estamos inclinados en este campo a un determinado proceder y parece que siempre metemos la pata ejerciéndolo. Los que hablamos mucho y casi sin pensar lo que hicimos tenemos mala fama, y con razón, porque las palabras, aunque el dicho diga lo contrario, no vuelan sino que pueden causar mucho dolor. Pero los demasido callados, aun ufanándose tácitamente de que son "dueños de sus silencios", pueden caer, sin darse cuenta, en la complicidad de muchas injusticias que evitarías con una palabra comprometida y oportuna. Esforcémonos, pues, por adquirir la discreción en el hablar y en el callar. Como discípulos a los que les corresponde callar para escuchar y aprender.

"El humano emancipado sabe de dónde viene y a dónde va"

EL HUMANO DEBE SER SIEMPRE FLEXIBLE COMO LA CAÑA, NO RÍGIDO COMO EL CEDRO




Flexibilidad frente a rigidez.
Todo nos lleva a reflexionar sobre la construcción de eso que llamamos personalidad. Una vida no deja de ser la edificación de una identidad sólida, asentada en una ética, valores y principios que gobiernan nuestras acciones. Dicho de otro modo, uno se hace a sí mismo, junto con los demás, creando una vida con sentido. Para ello va a necesitar hacerse fuerte y flexible a la vez, como el bambú.
Sin embargo, muchas personas confunden fortaleza con rigidez. Mantienen así muy acorazadas sus emociones, muy obstinadas sus creencias y muy estrictas sus decisiones. No pueden cambiar porque sus vidas se han fosilizado, son como rocas, se creen que tener personalidad es mostrarse duros e intransigentes. Por eso siempre quieren tener razón. Por eso se enfadas tanto cuando la pierden.
Un ser flexible, en cambio, es aquel que no teme penetrar en el fondo de sí mismo, así como perderse en el otro. Sabe que, ocurra lo que ocurra, siempre volverá al origen de su ser, es decir, confía en el movimiento perenne que va del océano a la tierra. De la vacuidad a la posibilidad. La única razón de ser de la indefinición en su principio: el lugar donde todo está por definir.
El proceso de maduración consiste en un equilibrado ejercicio entre nuestras definiciones y la capacidad de solventarlas cuando se convierten en limitadoras. Es salir del orden establecido y permitirse el caos, que conlleva creatividad y aprendizaje, para luego danzar en una nueva ordenación. Por eso definirse es lo mismo que elegir. Cuando evitamos hacerlo, corremos el riesgo de que otros lo hagan por nosotros. Aunque a algunos les vaya bien así, por aquello de quitarse responsabilidades de encima, lo cierto es que hacerse sólido se alcanza justamente tomando decisiones. Es la manera de aprender a confiar en uno mismo. La única manera de evitar vivir indefinidamente
X.Guix



¿ILUSIÓN O ILUSO?


APEGO A LA ILUSIÓN.

Cuando te apegas a algo, la vida se destruye; cuando te aferras a cualquier cosa, dejas de vivir. Esto se repite continuamente en todos los ciclos de la vida. Y uno integra esto entendiéndolo.
Entiende. Entiende también otra ilusión: que la felicidad no es lo mismo que la excitación, no es lo mismo que emocionarse. Y otra ilusión es que la emoción viene de vivir la realización de un deseo. El deseo genera ansiedad, y antes o después produce su resaca. Cuando has sufrido suficientemente, estás preparado para verlo. Te alimentas de excitación. Es como alimentar a un caballo de carreras con productos selectos: darle vino y pasteles. Ésa no es manera de alimentar a un caballo. Es como alimentar a un ser humano con medicamentos. No te llenas el estómago de medicamentos. Necesitas comida y bebida buena, sólida y nutritiva. Tienes que entender todo esto por ti mismo.
Otra ilusión es que otra persona pueda hacer esto por tu; que algún salvador, o gurú, o profesor pueda hacer esto por ti. Ni siquiera el mayor gurú del mundo puede dar un solo paso por ti. Tienes que darlos tú mismo/a. “La Emancipación no puede hacer nada que tú no quieras hacer; no delegues en ella tu responsabilidad” “Eres tú quien tiene que digerir tu comida”; “eres tú quien tiene que entender”. Nadie puede entender por ti. Y su lo que buscas es la verdad, entonces debes hacerlo tú. No puedes apoyarte en nadie.
Y otra ilusión más: considerar relevante ser respetable, ser amado y apreciado, ser importante. Muchos dicen que tenemos el impulso natural de ser amados y apreciados, de pertenecer a un grupo o relación. Esto es falso. Abandona esa ilusión y encontrarás la felicidad. Tenemos el impulso natural de ser libres, el impulso natural de amar, pero no de ser amados. Frecuentemente manifestamos “nadie me quiere”; ¿cómo puedo ser feliz? ¡¡reflexionemos!! “¿Quieres decir que nunca tienes momentos en los que te olvidas de que no eres amado, sueltas esa idea y te sientes feliz?
Una mujer, por ejemplo,  está absorta en una película. Es una comedia y ella se está destornillando de risa, y en ese bendito momento se olvida de recordarse a sí misma que nadie la quiere, que nadie la quiere, que nadie la quiere…. ¡Es feliz! Después, al salir del cine con su amiga, ésta se va con su novio, dejándola sola. De modo que empieza a pensar: “Todas mis amigas tienen novio y yo no tengo a nadie. Soy tan infeliz. ¡Nadie me quiere!
En India, muchos de nuestros pobres están empezando a tener radios y transistores, que son todo un lujo.  “Todo el mundo tiene un transistor” se oye decir, pero yo no tengo; “soy tan desgraciado”…. Hasta que todo el mundo empezó a tener transistores se sentían perfectamente felices. Es lo que te pasa a ti. Hasta que alguien te dijo que no serías feliz si no eras amado, te sentías perfectamente feliz. Puedes ser feliz no siendo amado, no siendo deseado por alguien o no siendo atractivo para alguien. Te sientes feliz por el contacto con la realidad. Eso es lo que aporta felicidad, el contacto con la realidad. Eso es lo que aporta felicidad, el contacto momento a momento con la realidad. Ahí es donde encontrarás a la Emancipación; ahí es donde encontrarás la felicidad. Pero la mayoría de la gente no está dispuesta a escuchar esto.
Otra ilusión es que los secesos externos tengan el poder de herirte, que otras personas tengan el poder de abrir tu mente. Más no lo tienen. Eres tú quien les da ese poder.
Y otra ilusión más: que tú seas todas esas etiquetas que la gente te ha puesto encima o que tú te pones a ti mismo. No lo eres, ¡no lo eres! De modo que no tienes que aferrarte a ellas. El día que alguien me diga que soy un genio y yo me lo tome en serio, tendré un gran problema. ¿Sabes por qué? Porque entonces empezaré a estar tenso: he de mantener el nivel, he de mantenerlo. Después de cada charla tendría que averiguar: “¿Te ha gustado la conferencia? ¿Sigues pensando que soy un genio? ¿Ves? ¡Lo que tienes que hacer es aplastar la etiqueta! Aplástala; ¡entonces serás libre! No te identifiques con esas etiquetas. Eso es lo que piensa otra persona. Así es como te percibió en aquel momento. ¿Eres de verdad un  genio? ¿Eres un pirado? ¿Eres un místico? ¿Estás loco? En realidad ¿que importa? Siempre que sigas siendo consciente, que vivas la vida momento a momento. Esto se expresa maravillosamente en este texto: Mira a los pájaros del cielo: no siembran ni cosechan ni llenan graneros…. Considera los lirios del campo…; no se esfuerzan ni se afanan…. Éste que habla es el verdadero místico, la persona despierta.
Entonces, ¿por qué esa ansia? ¿Puedes tú, con todas tus ansiedades, añadir un solo momento a tu vida? ¿Por qué preocuparse por el mañana? ¿Hay vida después de la muerte? ¿Sobreviviré después de la muerte? ¿Por qué preocuparse por el mañana? Entra en el hoy. Alguien dijo “la vida es algo que nos ocurre cuando estamos ocupados haciendo otros planes” Eso es patético. Vive el momento presente. Es algo que notarás a medida que vas despertando. Te descubrirás viviendo en el presente, saboreando cada momento. Una buena señal es estar oyendo la sinfonía nota tras nota sin desear detenerla.
Mello

La vida





Sin duda la vida es una promesa que debemos tomar. Más también es una oportunidad para aprovechar; no obstante es asimismo un misterio a descubrir.
La vida, es, tanto un reto a afrontar como un deber a cumplir que se enmarca en un proyecto a realizar con un dolor a asumir.
La vida es felicidad a saborear en un combate que no podemos obviar. Es belleza para admirar y un himno  para cantar. La vida puede ser, por tanto,  una presencia para fluir y amor para compartir.
La vida es eterna....
¡¡¡hagámosla crecer!!!

NO NOS ABANDONES


                         


Escúchame, EMANCIPACIÓN

Demasiadas veces confiamos
en nuestro sueldo y/o Plan de Pensiones.
Es bien sabido que, generación tras generación,
los bienes temporales son causas
de desgracia.
Dame, Emancipación, capacidad para
relativizar lo material
cuando peligre el amor.
Así, en éstos tiempos, donde nuestra
fragilidad es protagonista, permítenos
Emancipación, que nos sensibilicemos
con aquellas personas que ya notan
el sufrimiento.
EMANCIPACIÓN, se generosa con nuestro
tiempo y con su comunidad de frágiles
humanos deslumbrados
por la materialidad.

Si quieres conocerte, observa la conducta de los demás. Si quieres comprender a los demás, mira en tu propio corazón




Algunas personas tienen auténticas dificultades para definirse en la vida, para decidir lo que quieren. Desarrollar una sólida personalidad no es tan fácil como parece. Requiere decisión y flexibilidad.

Decídete… ¿sabes lo que quieres?

Nos parece que los años van poniendo orden en nuestra vida y que con el tiempo uno sabe mejor cómo manejarse por la existencia. Hasta cierto punto, eso es verdadero, fruto de los aprendizajes que se asientan en el vivir. Sin, embargo, también lo es que muchas personas en su proceso de maduración han aprendido a no definirse por ellas mismas, a tener dificultades para escoger lo que les conviene, a no disponer de una brújula interior que les orienta ante los cruces de caminos; en definitiva, que viven indefinidamente, arrastradas por los vientos que soplan y a merced de los que tienen la habilidad de hacerlas sentir asentadas en puestos seguros. Como todo, tiene sus riesgos y sus ventajas.
No cabe duda de que uno no se construye solo. Nuestra identidad se forma en gran parte a través de los vínculos que establecemos, en el marco de una cultura determinada. Durante la primera etapa de la vida somos seres independientes que luego, en la adolescencia, nos rebelamos para lograr una independencia que durará hasta llegada la primera madurez, cuando aprendamos que lo suyo es la interdependencia. Según Eric Erickson, existen dos etapas que marcan decididamente nuestra solidez personal y la relación con los demás: la búsqueda o difusión de la identidad (de los 13 a los 21 años aproximadamente) y la intimidad frente al aislamiento (desde los 21 hasta los 40)
En esa a veces tormentosa búsqueda del ser en la adolescencia, del rol social, del desarrollo sexual, de la integración con el grupo, se producen dificultades para madurar adecuadamente la seguridad en uno mismo y se tiende a una excesiva dependencia de los demás. Uno aprende a definirse más por lo que los otros quieren que por su propio criterio. El asunto podría quedar cerrado aquí, etiquetado como un tema de baja autoestima.
No obstante, una mirada más cercana podría desvelarnos que esas personas pueden ir más allá de una mera dificultad para escoger lo que quieren. Acaban por definirse a través de los demás, es decir, se convierten en su sombra, las reproducen, se vacían de ellas para dar lugar a los deseos y las necesidades ajenas. Tanto es así, que solo entienden la existencia gracias a la mirada de la otra persona o del grupo de pertenencia. Solo se sienten fuertes si reciben su fuerza y solidez. Claro que entonces se convierten en dependientes, hooligans, sectarias, sumisas o indefinidas.
También existen personas cuya conducta no es tan extrema, aunque padecen de eso que podríamos llamar “no tener los pies en la tierra” Es una analogía muy descriptiva, puesto que les encanta vivir de sus emociones y sensaciones. Viven en una especie de noria que les lleva dando tumbos emocionales, lo que complica y mucho la capacidad de equilibrar razón y emoción. Al fallar esa conexión, sus acciones pueden ser totalitarias. Ahora blanco, ahora negro. Ahora aquí, ahora allí. O sufren demasiado o les importa un bledo.
X.Guix.

¡¡¡INTÉNTALO!!!




La renuncia tampoco es la solución

En el momento en que practicas la renuncia, te engañas. ¡Qué te parece! Te engañas. ¿A qué estás renunciando? Cada vez que renuncias a algo, te atas para siempre a aquello a lo que renuncias. En la India hay un gurú que dice: “Cada vez que una prostituta viene a mí, sólo me habla de la Emancipación. Dice “Estoy harta de esta vida; quiero Emanciparme”. Pero cada vez que viene a mí un sacerdote, no habla más que de sexo.
Muy bien, cuando renuncias a algo, te quedas atascado en ese algo para siempre. Mientras luchas contra ello, le das poder. Le das tanto poder como el que usas para luchar en su contra.
Esto incluye el comunismo y todo lo demás. Así pues, debes “recibir” a tus demonios, porque cuando luchas contra ellos les das poder. ¿Nadie te había dicho antes? Cuando renuncias a algo, te quedas atado a ello. El único modo de escapar es pasar por ello. Comprende su verdadero valor y no tendrás que renunciar a ello. Comprende su verdadero valor y no tendrás que renunciar a ello; simplemente se te caerá de las manos. Pero, por supuesto, si no te das cuenta, si te dejas hipnotizar pensando que no serás feliz sin esto, lo otro o lo de más allá, tienes un problema. Lo que hemos de conseguir no es lo que intenta la supuesta espiritualidad: a saber, que hagas sacrificios, que renuncies a cosas. Eso es inútil. Seguirás estando dormido. Lo que tenemos que hacer es ayudarte a entender, entender, entender. Si entendieras, simplemente abandonarías el deseo de conseguir cosas. Esto es otra manera de decir: si despertaras, simplemente abandonarías ese deseo.
Mello

¿SER BUENO O AMAR?




REFLEXION

Quien es bueno, ayuda cuando está cerca,
Quien ama, siempre está cerca para ayudar.
Quien es bueno, también ama,
Quien ama, siempre es bueno.
Quien es bueno, atiende a las necesidades,
Quien ama, tiene necesidades que atender.
Quien es bueno, no hace daño a nadie,
Quien ama, hace el bien a quien le hace daño.
Quien es bueno, es como Dios le hizo,
Quien ama, hace lo que Dios dice.
Quien es bueno, algunas veces se cansa.
Quien ama, nunca descansa.
Quien es bueno, da a todos,
Quien ama, vive para dar.
Quien es bueno, soporta la ofensa,
Quien ama se olvida.
Quien es bueno se compadece,
Quien ama, ayuda.
Quien es bueno, empieza y acaba,
Quien ama, puede el imposible.
Quien es bueno, disculpa los errores,
Quien ama, no deja equivocarse.

¡¡¡¡El coaching está para ayudarte a distinguir!!!

LA AFONÍA DE LA EMANCIPACIÓN




Aquel rubio de Albacete vino, madre, y me miro.
¡No lo puedo mirar yo!
Aquel rubio de los trigos hijo de la verde aurora,
alto, sólo y sin amigos pisó mi calle a deshora.
La noche se tiñe y dora de un delicado fulgor.
¡No lo puedo mirar yo!
Aquel lindo de cintura, sentí galán sin.....
sembró por mi noche oscura
su amarillo jazminero, tanto me quiere y te quiero
que nis ojos se llevó.
¡No lo puedo mirar yo!
Aquel joven de la Mancha vino, madre, y me miró.
¡No lo puedo mirar yo!
Gª Lorca
Encontrarte a ti mismo

Los grandes maestros nos dicen que la cuestión más importante del mundo es: “¿Quién soy yo?” O, más bien: “¿Qué es yo?”.
¿Qué es eso llamado YO? ¿Qué es esa cosa llamada mi propio ser?
¿Quieres decir que entiendes el resto de las cosas del mundo y no entiendes esto? ¿Quieres decir que entiendes de astronomía y de agujeros negros y quásares, y que estás estudiando informática, y no sabes quién eres? Aún estás dormido. Eres un científico dormido. ¿Quieres decir que entiendes quién fue Francisco Franco o Simón Bolivar y no sabes quién eres tú? ¿Cómo sabes que has entendido a la Historia? ¿Quién es la persona que ha entendido eso? Esto es lo primero que tienes que averiguar. Éste es el fundamento de todo, ¿vale? Como no lo hemos entendido, tenemos a toda esa estúpida gente involucrada en guerras religiosas y/o económicas.; musulmanes luchando contra judíos, protestantes contra católicos, y el resto es basura. Ellos no saben quiénes son, porque, si lo supieran, no habría guerras. Como la niña pequeña que pregunta al niño.
- ¿eres presbiteriano?
-      No, pertenezco a otra abominación, dice él.
Pero lo que me gustaría resaltar ahora mismo es la auto observación. Me estás escuchando, pero, mientras lo haces, ¿estás oyendo algún otro sonido además de mi voz? ¿Eres consciente de tus reacciones mientras me escuchas? Si no es así, te van a lavar el cerebro. O bien vas a sentir la influencia de fuerzas internas de las que no eres consciente en absoluto. E incluso si eres consciente de cómo reaccionas ante mí, ¿eres al mismo tiempo consciente del lugar del que procede tu reacción? Tal vez no me estés escuchando en absoluto; tal vez tu papá me esté escuchando. ¿Crees que es eso posible? Por supuesto que lo es. En mis grupos de terapia me encuentro una y otra vez con personas que no están allí en absoluto. Su papá está allí, su mamá está allí, pero ellos no están allí. Y nunca han estado. “Yo vivo ahora; no yo, sino mi papá, que vive en mí” Bien, esto es absoluta y literalmente verdad. Podría ir extrayendo detalles de ti: ¿De dónde viene esta frase, de papá o de mamá, del abuelo o de la abuela……, de quién?
¿Quién está viviendo en ti? Cuando llegas a darte cuenta de esto, te puedes sentir horrorizado. Crees que eres libre, pero probablemente no hay un gesto, un pensamiento, una emoción, una actitud, una creencia en ti que no venga de otra persona. ¿No es horrible? Y tú no lo sabes. Estamos hablando de sensaciones mecanicas que han sido grabadas en ti. Sientes algunas cosas con mucha intensidad, y crees que efectivamente eres tú quien las siente con fuerza, pero, ¿es realmente así? Vas a necesitar mucha conciencia para entender que tal vea eso que llamamos “YO” es simplemente un conglomerado de tus experiencia pasadas, de tus condicionamientos y programación.
Esto es doloroso. De hecho, cuando empiezas a despertar, experimentas mucho dolor. Es doloroso vez que tus ilusiones se resquebrajan. Todo lo que creías haber construido se desmorona, y eso duele. En esto consiste el arrepentimiento; en esto consiste el despertar. Por tanto, ¿qué tal si te tomas un minuto, exactamente donde estás sentado ahora, para ser consciente, mientras hablo, de lo que está sintiendo tu cuerpo, de lo que está ocurriendo en tu mente y de cómo es tu estado emocional? ¿Qué tal si intentas ser consciente de la pizarra, de si tienes los ojos abiertos, del color de estas paredes y del material del que están hechas?  ¿Qué tal su pruebas a ser consciente de mi rostro y de tu reacción a este rostro? Porque estás teniendo una reacción, tanto si eres consciente de ella como si no. Y probablemente no es tu reacción, sino una reacción que te impone tus condicionamientos. ¿Y qué tal si tratas de ser consciente de algunas de las cosas que te acabo de decir?; aunque eso no sería consciencia, porque ahora sólo es memoria.
Se consciente de tu presencia en esta habitación. Dite a tu mismo: “Estoy en esta habitación” Es como si estuvieras fuera de ti mismo mirándote. Nota un sentimiento ligeramente diferente del que tendrías si estuvieras mirando a las cosas de la habitación. Más adelante preguntaremos: “Quién es esta persona que está mirando? Yo me estoy mirando a mí. ¿Qué es el YO” ¿Qué es YO” De momento, basta con que me observe a mí mismo, pero, si te encuentras a ti mismo condenándote o aprobándote, no detengas la condena, el juicio o la aprobación; simplemente obsérvalo. Me estoy condenando; me estoy desaprobando; me estoy Aprobando. Simplemente míralo, y punto. ¡No intentes cambiarlo! No digas “Oh, se nos ha dicho que no hagamos esto” Simplemente observa lo que está ocurriendo. Como te he explicado antes, la auto observación significa mirar: observar lo que está ocurriendo dentro y fuera de ti como si le estuviera ocurriendo a otra persona.
Mello 

¿OLVIDAMOS EL YO? SI ABANDONAS EL APEGO LLEGARÁ EL AMOR





Humildad:


La humildad es una cualidad o característica humana que es atribuida a toda persona que se considere un ser pequeño e insignificante frente a lo trascendente de su existencia o a Diossegún si se habla en términos teológicos. Una persona humilde generalmente ha de ser modesta y vivir sin mayores pretensiones: alguien que no piensa que él o ella es mejor o más importante que otros. El concepto de la humildad en varias confesiones es a menudo mucho más exacto y extenso. La humildad no debe ser confundida con la humillación, que es el acto de hacer experimentar en algún otro o en uno mismo una avergonzante sensación, y que es algo totalmente diferente.Desde la perspectiva de la evolución espiritual, la humildad es una virtud de realismo, pues consiste en ser conscientes de nuestras limitaciones e insuficiencias y en actuar de acuerdo con tal conciencia. Más exactamente, la humildad es la sabiduría de lo que somos. Es decir, es la sabiduría de aceptar nuestro nivel real evolutivo.La humildad en las personas es toda aquella cualidad que revela el completo concepto de lo que es el ser humano, es la verdadera virtud que muestra en un más completo sentido lo que convierte a una persona en humano. Los grados de la humildad:




1 conocerse,


2 aceptarse,


3 olvido de si,


4 darse.




1 -Conocerse: conocer la verdad de uno mismo.Ya los griegos antiguos ponían como una gran meta el aforismo: "Conócete a ti mismo". La Biblia dice a este respecto que es necesaria la humildad para ser sabios: Donde hay humildad hay sabiduría . Sin humildad no hay conocimiento de sí mismo y, por tanto, falta la sabiduría.


2 -Aceptarse: Una vez se ha conseguido un conocimiento propio más o menos profundo viene el segundo escalón de la humildad: aceptar la propia realidad. Resulta difícil porque la soberbia se rebela cuando la realidad es fea o defectuosa. Aceptarse no es lo mismo que resignarse. Si se acepta con humildad un defecto, error, limitación, se sabe contra qué luchar y se hace posible la victoria. Ya no se camina a ciegas sino que se conoce al enemigo. Pero si no se acepta la realidad, ocurre como en el caso del enfermo que no quiere reconocer su enfermedad: no podrá curarse. Pero si se sabe que hay cura, se puede cooperar con los médicos para mejorar. Hay defectos que podemos superar y hay límites naturales que debemos saber aceptar.Vive según tu conciencia o acabarás pensando como vives. Es decir, si tu vida no es fiel a tu propia conciencia, acabarás cegando tu conciencia con teorías justificadoras.


3 -Olvido de sí. El orgullo y la soberbia llevan a que el pensamiento y la imaginación giren en torno al propio yo. Muy pocos llegan a este nivel. La mayoría de la gente vive pensando en si mismo, "dándole vuelta" a sus problemas. El pensar demasiado en uno mismo es compatible con saberse poca cosa, ya que el problema consiste en que se encuentra un cierto gusto incluso en la lamentación de los propios problemas. Parece imposible pero se puede dar un goce en estar tristes, pero no es por la tristeza misma sino por pensar en sí mismo, en llamar la atención. El olvido de sí no es lo mismo que indiferencia ante los problemas. Se trata más bien de superar el pensar demasiado en uno mismo. En la medida en que se consigue el olvido de sí, se consigue también la paz y alegría. Es lógico que sea así, pues la mayoría de las preocupaciones provienen de conceder demasiada importancia a los problemas, tanto cuando son reales como cuando son imaginarios. El que consigue el olvido de sí está en el polo opuesto del egoísta, que continuamente esta pendiente de lo que le gusta o le disgusta. Se puede decir que ha conseguido un grado aceptable de humildad. El olvido de sí conduce a un santo abandono que consiste en una despreocupación responsable. Las cosas que ocurren -tristes o alegres- ya no preocupan, solo ocupan.


4 -Darse. Este es el grado más alto de la humildad, porque más que superar cosas malas se trata de vivir la caridad, es decir, vivir de amor. Si se han ido subiendo los escalones anteriores, ha mejorado el conocimiento propio, la aceptación de la realidad y la superación del yo como eje de todos los pensamientos e imaginaciones. Si se mata el egoísmo se puede vivir el amor, porque o el amor mata al egoísmo o el egoísmo mata al amor.Una persona humilde al librarse de las alucinaciones de la soberbia ya es capaz de querer a los demás por sí mismos, y no sólo por el provecho que pueda extraer del trato con ellos.Cuando la humildad llega al nivel de darse se experimenta más alegría que cuando se busca el placer egoístamente. La persona generosa experimenta una felicidad interior desconocida para el egoísta y el orgulloso.

¿INTUICIÓN?




Podemos fiarnos de la Intuición?
JENNY MOIX


Lo dijo Einstein: “La única cosa realmente valiosa es la intuición”. No se trata de decidir todo a golpe de corazonadas, pero tampoco de ignorar totalmente las ideas ‘sentidas’ más que ‘pensadas’.
Supongamos que sufrimos una serie de síntomas para los cuales los médicos no encuentran un diagnóstico. Decidimos acudir a un prestigioso centro médico y allí nos plantean dos alternativas para diagnosticarnos. La primera consiste en introducir los signos de nuestra enfermedad en un potente ordenador cuyo software se basa en los últimos avances científicos. En el segundo caso, el diagnóstico deberemos dejarlo en manos de un reconocido especialista con muchos años de experiencia. ¿Qué camino elegimos? Probablemente, la mayoría de nosotros preferiremos confiar en el médico. Aunque no dudamos de que el ordenador utilizará una lógica implacable, sabemos que el experto, como humano que es, posee una potente herramienta de la que la computadora carece: la intuición. Si nos examina un especialista de carne y hueso, su cerebro puede captar, aunque él no sea consciente de ello, signos sutiles que sean la clave para conducir a un diagnóstico correcto, lo cual es tarea imposible para el ordenador.
“No caigamos en la trampa de pensarque la ciencia solo se basa en análisis y lógica, la intuición es responsable de su avance”
“Es habitual que pensamientos brillantes surjan cuando estamos relajados. En ese momento nuestra pantalla está más limpia”
Cuando intuimos parece como si nuestro cerebro nos regalara una idea que no sabemos de dónde ha salido. La intuición es una especie de trabajo subterráneo, procesamos la información inconscientemente. Este es uno de los aspectos que más lo diferencian del pensamiento lógico-racional, para el cual tenemos que hincar los codos. Al intuir, nuestras neuronas se ocupan ellas solas del tema.
A diferencia del pensamiento deliberativo, la intuición solemos relacionarla con las emociones. Y es que cuando intuimos notamos que sentimos esa idea y no que la pensamos.
Según Robin M. Hogarth, las intuiciones las podemos clasificar en dos grandes bloques. Un tipo serían los juicios intuitivos retrospectivos que son de naturaleza diagnóstica. El ejemplo anterior se ubicaría perfectamente en esta clase. Y en la segunda categoría se encontrarían las inferencias prospectivas; es decir, las predicciones.
Un viejo pescador que adivina el tiempo que hará durante el día con solo echar un vistazo al cielo constituiría un claro ejemplo de esta segunda categoría. Si a ese pescador y también a un experto meteorólogo les pidiéramos que nos enseñaran su técnica de predicción, ¿quién nos la explicaría con más claridad? Sin duda alguna, el científico. Él sabe muy bien en qué se basa y qué pasos deductivos da para llegar a la conclusión. El cerebro del pescador se basaría en la gran recopilación de datos que ha ido haciendo a lo largo de sus salidas a la mar para deducir de forma automática las intenciones de las nubes.

¿ES MALO PENSAR?




La tarea de pensar deja de consistir en pensar lo pensable, en tanto es lo inteligible y lo que se ajusta a logos.

Podemos aceptar que la tarea de la filosofía no es el análisis de lo que se ajusta a la idea, a la inteligibilidad, sino que es la de pensar lo que da que pensar, esto es LA REALIDAD. la filosofía hasta ahora ha hablado "de la luz de la razón", de lo que se ajusta al logos representativo, pero sin prestar atención a "la claridad del SER". Y retomando el frente a los entes y a la conciencia, la tarea de pensar es una nueva vía: la de la comprensión y la del sentido. Dirigir al SER a su sentido por la vía del lenguaje, convirtiéndo el proyecto de una ontología fundamental a una metafísica del sentido donde el pensar trae al lenguaje, en su decir, sólo la palabra no hablada del SER. Todo este proceso requiere de una praxis de logificación de la inteligencia que nos permita identificar categorias de necesidades vitales que nos transporten hacia escenarios de curiosidad esencial. En este marco, impulsado por el coaching, podemos aventurarnos hacia un proceso emancipador donde la constancia nos guie dentro de la oscuridad.

Observa-te




Auto observación

Los demás sólo pueden ayudarte cuestionando tus ideas. Si estás dispuesto a escuchar, y si estás dispuesto a que te cuestionen, puedes hacer algo, pero nadie puede ayudarte. ¿Qué es lo que puedes hacer? Se llama auto observación. Nadie puede ayudarte ahí. Nadie puede darte un método. Nadie puede mostrarte una técnica. En el momento en el que eliges una técnica, vuelves a estar programado. Pero la auto observación, observarte a ti mismo, es importante. NO es lo mismo que la auto absorción. Auto absorción es preocuparte por ti mismo, estar preocupado por lo que te pasa. Ahora estoy hablando de auto observación. ¿Qué es eso?
Implica observar todas las cosas internas y externas en la medida que puedas, y observarlas como si estuvieran ocurriendo a otra persona. ¿Qué significa esta última frase? Significa que no has de personalizar lo que está ocurriendo. Significa que has de mirar las cosas como si no tuvieras ninguna conexión con ellas.
La razón por la que sufres ansiedad y depresión es que te identificas con ellas. Dices: “Estoy deprimido” Pero eso es falso. No estás deprimido. Si quieres ser preciso, podrías decir: “Ahora mismo estoy experimentando depresión” Pero no puedes decir “estoy deprimido”. Tú no eres tu depresión. Esto no es sino un extraño truco de la mente, una curiosa especie de ilusión. Te has engañado a ti mismo pensando –aunque no eres consciente de ello- que tú eres tu depresión, que eres tu ansiedad, que eres la alegría o la excitación que sientes.
“Estoy encantado” En realidad no estás encantado. Es posible que ahora mismo ese encanto esté en ti, pero espera un poco, porque va a cambiar. No durará: nunca dura; sigue cambiando, siempre está cambiando. Las nubes vienen y van: algunas son negras y otras blancas, algunas son grandes y otras pequeñas. Si queremos seguir la analogía, tú serías el cielo, que observa las nubes. Tú eres un observador pasivo y desapegado, lo cual puede resultar chocante, particularmente a los occidentales. No interfieras. No has de interferir. No trates de “arreglar” nada. ¡Mira! ¡Observa!
El problema de mucha gente es que se pasa la vida intentando arreglar cosas que no entiende. Siempre estamos arreglando cosas, ¿no es cierto? Nunca se nos ocurre que las cosas no necesitan ser arregladas. Verdaderamente es así. Está claro. Tienen que ser comprendidas. Si las comprendes, cambian.
Mello

ALEGRÍA, ALEGRÍA..




No te inquietes por las dificultades de la vida,
Por tus altibajos, por sus decepciones,
por tu porvenir más o menos sombrío.
Quiere lo que dice la Emancipación.
Ofrécele en medio de tus inquietudes y dificultades
el sacrificio de tu alma sencilla que, pese a todo,
acepta los designios del destino.
Poco importa que te consideres frustrado,
Si la Emancipación te considera
plenamente realizado, a su gusto.
Piérdete confiado ciegamente en esa Emancipación que te quiere para sí y que llegará hasta ti, aunque jamás lo veas.
Piensa que estás en sus manos, tanto más fuerte asido,
cuanto más decaído y triste te encuentres.
Vive feliz te lo suplico
Vive en Paz. Que nada te altere.
Que nada sea capaz de arrebatarte tu paz.
Ni la fatiga psíquica. Ni tus faltas morales.
Haz que brote y conserva siempre sobre tu rostro una dulce sonrisa, reflejo de la que continuamente te dirige.
Y en el fondo de tu alma coloca, antes que nada,
Como fuente de energía y criterio de verdad,
Todo aquello que te llene de la paz emancipadora.
Recuerda: cuanto te reprima e inquiete es falso.
Te lo aseguro en nombre de las leyes de la vida y de las promesas de la Emancipación.
Por eso, cuando te sientas apesadumbrado, triste:
Adora y confía.

¡RENOVACIÓN O RESURRECCIÓN?




ESCUCHA Y DESAPRENDE

A algunos nos despiertan las realidades crudas de la vida. Sufrimos tanto que despertamos. Pero la gente sigue chocando con la vida una y otra vez. Siguen caminando como sonámbulos. Nunca despiertan. Por desgracia, nunca se les ocurre que podría haber otra manera, una manera mejor. No obstante, si no has chocado con la vida la suficiente y no has sufrido lo suficiente, entonces hay otra manera: escuchar. No me refiero a que tengas que estar de acuerdo con lo que digo. Eso no sería escuchar. Créeme; en realidad no importa si estás de acuerdo con lo que digo o no. Porque el acuerdo y el desacuerdo tienen que ver con palabras, conceptos y teorías. No tienen nada que ver con la verdad. La verdad nunca se expresa con palabras. La verdad se vislumbra de repente, como resultado de cierta actitud. De modo que podrías estar en desacuerdo conmigo y aun así ver la verdad. Pero tiene que haber una actitud de apertura, de estar dispuesto a descubrir algo nuevo. Esto es lo importante, no que estés de acuerdo o en desacuerdo conmigo.
Después de todo, la mayor parte de lo que te digo sólo son teorías. Ninguna teoría explica adecuadamente la realidad. Por tanto, no puedo hablarte de la verdad, sino de los obstáculos a la verdad. Te los puedo describir. Pero no puedo describir la verdad. Nadie puede. Lo único que puedo hacer es darte una descripción de tus falsedades para que seas capaz de abandonarlas. Lo único que puedo hacer por ti es cuestionar tus creencias y el sistema de creencias que te hace infeliz. Lo único que puedo hacer por ti, en definitiva, es ayudarte a des-aprender. Éste es todo el aprendizaje en lo tocante a la espiritualidad: des-aprender, des-aprender casi todo lo que te han enseñado. Estar dispuesto a escuchar.
¿Estás escuchando, como lo hace la mayoría de la gente, sólo para confirmar lo que ya piensas? Observa tus reacciones mientras hablo. Te sentirás asombrado, o escandalizado, o irritado, o enfadado, o frustrado. O te dirás a ti mismo: “Genial”.
¿Pero estás escuchando con la esperanza de confirmar lo que ya piensas o para descubrir algo nuevo? Esto es importante. Y difícil para la gente que duerme. Odiamos lo nuevo. ¡Lo detestamos! Y cuanto antes afrontamos este hecho, tanto mejor. No queremos cosas nuevas, particularmente cuando son molestas, cuando suponen un cambio. Y de manera muy particular si tenemos que decir: “Estaba equivocado.”
Hay unas palabras de Buda que quiero traerlas aquí: “Los monjes y eruditos no deben aceptar mis palabras por respeto, sino que deben analizarlas como el orfebre analiza el oro: cortándolo, rascándolo, frotándolo, fundiéndolo”.
Cuando haces eso, estás escuchando. Has dado otro gran paso hacia la Emancipación y el despertar. El primer paso, como ya he dicho, es estar dispuesto a admitir que no te apetece despertar, que no quieres ser feliz. Dentro de ti hay todo tipo de resistencias a la felicidad. El segundo paso es estar dispuesto a comprender, a escuchar, a cuestionar todo tu sistema de creencias.  Tienes que estar dispuesto a reevaluarlas.
De Mello