TERTULIAS/CHARLAS SOBRE COACHING EMANCIPADOR EN EL CÍRCULO DE COACHING ESPECIALIZADO.



Periódicamente nos reunimos en "petit comité", con un aforo máximo de 10 personas, para debatir sobre COACHING EMANCIPADOR.
Son diálogos participativos para realizar una "iniciación" en la disciplina del coaching adaptada a tu universo de sueños.
Si estás interesada/o en participar GRATUITAMENTE deja tu reserva en paco.bailac@salaidavinci.es y te informaremos de los calendarios previstos.

¡¡¡Ven te esperamos!!!


¿CÓMO SE CREA UN EXCLUIDO SOCIAL?



¿EXCLUIDO, YO?

Ya en la infancia, el excluido potencial, crece en un ambiente de poco esfuerzo, de escasa superación y comodidad permanente. Los valores que recibe son ignorar su potencial personal encaminando su existencia hacia el tener obviando el SER. Estudiar es cosas de señoritos y lo único que vale es cobrar un "semanal" para "meterse" algo en el estómago. Pronto llega la moto, el alcohol y cuatro niñas. Los padres administran el sueldo y los finde son para la borrachera y el desahogo..... y el EXCLUIDO se cree el nuevo amo del universo. Pero el tiempo, pasa y pasa.... ya para trabajar en un almacén piden inglés (las multinacionales de han adueñado de los mercados) informática y ciencia sociales....; para ser mecánica exigen saber electrónica y construcción no hay. Uuuffff, que rollo...
Ya ha pasado el tiempo y se terminó el paro...., el subsidio social es de 300,-€ y mis padres están enfermos......
¿Qué pasa? ¿Por qué me miras?.... soy un EXCLUIDO..... la culpa no es mía, es de la sociedad..... ¡¡¡no puedo hacer nada más!!!, ¿vale?.

¿COMPRENDEMOS TODO LO QUE ES?



"El caos es el orden que todavía no comprendemos"
Cegados por nuestro egocentrismo, solemos preguntarnos por qué nos pasan las cosas, en lugar de reflexionar acerca de para qué nos han ocurrido. Preguntarnos por qué es completamente inútil. Fomenta que veamos la situación como un problema y nos lleva a adoptar el papel de víctima y sentirnos impotentes.
Por el contrario, preguntarnos para qué nos permite ver esa misma situación como una oportunidad. Y esta percepción lleva a entrenar el músculo de la responsabilidad. Una actitud mucho más eficiente y constructiva. Favorece que empecemos a intuir la oportunidad de aprendizaje subyacente a cualquier experiencia, sea la que sea.
Y esto es precisamente de lo que trata la "física cuántica". En líneas generales, establece que "la realidad es un campo de potenciales posibilidades infinitas". Sin embargo, "solo se materializan aquellas que son contempladas y aceptadas". Es decir, que ahora mismo, en este preciso instante, nuestras circunstancias actuales son el resultado de la manera en la que hemos venido pensando y actuando a lo largo de nuestra vida.
Si hemos venido creyendo que estamos aquí para tener un empleo monótono que nos permita pagar nuestros costes de vida, eso es precisamente lo que habremos cocreado con nuestros pensamientos, decisiones y comportamientos. Por el contrario, si cambiamos nuestra manera de pensar y de actuar, tenemos la opción de modificar el rumbo de nuestra existencia, cosechando otros resultados diferentes. El simple hecho de creer que es posible representa el primer paso.

¿apego? ¿para qué?



Des-apego
El único modo de cambiar es cambiar tu comprensión. Pero ¿qué significa comprender? ¿Qué hacemos para comprender? Considera que estamos esclavizados por diversos apegos; estamos esforzándonos por reordenar el mundo para poder conversar esos apegos, porque el mundo es una amenaza constante para ellos. Tengo miedo de que un amigo deje de quererme; es posible que él o ellas acuda a otra persona. Tengo que seguir siendo atractivo porque tengo que llagar a esa persona. Alguien me ha lavado el cerebro para hacerme creer que necesito su amor. Pero en realidad no es así. No necesito el amor de nadie; sólo necesito estar en contacto con la realidad. Tengo que salir de esta prisión mía, de esta programación, de este condicionamiento, de estas falsas creencia, de estas fantasías. TENGO QUE SALIR A LA REALIDAD. La realidad es encantadora, es un deleite absoluto. La vida eterna es el ahora. Estamos rodeados por ella, como peces en el mar, pero no nos damos cuenta en absoluto. Estamos demasiado distraídos por estos apegos. El mundo se reordena temporalmente para adaptarse a nuestro apego, y entonces decimos “Si, genial, ¡mi equipo ha ganado! Pero espera un momento; eso va a cambiar: mañana estarás deprimido. ¿por qué seguimos haciendo esto?
Haz este ejercicio durante unos minutos: piensa en algo o en alguien a quien estés apegado; en otras palabras, algo o alguien sin quien crees que no podrías ser feliz. Podría ser tu trabajo, tu profesión, tu carrera profesional, tu amigo, tu dinero: puede ser cualquier cosa. Y di a esa persona u objeto: “En realidad no te necesito para ser feliz. Sólo estoy engañándome con la creencia de que no seré feliz sin ti. Pero en realidad no te necesito para mi felicidad puedo ser feliz sin ti. Tú no eres mi felicidad; tú no eres mi alegría” Si estás apegado a una persona, él o ella no va a sentirse muy feliz de oír eso, pero díselo de todos modos. Puedes decirlo como un secreto. En cualquier caso, estarás estableciendo contacto con la verdad; estarás demoliendo una fantasía. La felicidad es un estado de no ilusión, de abandonar la ilusión.
O podrías probar otro ejercicio: piensa en una ocasión en la que tuviste el corazón roto y pensaste que no volverías a ser feliz. ¿Qué ocurrió? El tiempo transcurrió, y si conseguiste elegir otro apego o conseguiste encontrar a alguna otra persona por la que te sentiste atraído, ¿qué pasó con el viejo apego? En realidad no lo necesitabas para ser feliz, ¿o sí? Debería servirte de lección; pero no aprenderemos nunca. Estamos programados; estamos condicionados. Qué liberador es no depender emocionalmente de nada. Si pudieras tener esa experiencia durante un segundo, saldrías de tu prisión y alcanzarías a ver el cielo abierto. Algún día, tal vez, llegarías a volar.
Tenía miedo de decir esto, pero hablé con la Emancipación y le dije que no la necesitaba. Mi reacción inicial fue: “Esto es tan contrario a todo lo que me han enseñado”. Ahora bien, algunas personas quieren hacer una excepción con su apego a la Emancipación. Dicen “Si la Emancipación es lo que pienso que debería ser, ¡no le va a gustar que suelte mi apego hacia Ella!” De acuerdo, si piensas que no vas a ser feliz a menos que tengas a la Emancipación cuidándote, entonces Ella la que está pensando que nada es verdadero. Estás pensando en un estado de sueño, de ensoñación profunda; estás pensando sólo en un concepto. A veces tienes que abandonar el concepto de Emancipación exógeno para encontrarla endógenamente.
Hemos estado tan cegados por todo que no hemos descubierto la verdad básica de que los apegos hieren las relaciones en lugar de afianzarlas. Recuerdo el miedo que tenía de decirle a un amigo mío: “En realidad no te necesito. Puedo ser perfectamente feliz sin ti. Y, diciéndote esto, siento que puedo disfrutar de tu compañía completamente: no más ansiedades, no más celos, no más posesividad, no más apego. Es un placer estar contigo cuando disfruto de ti sin apego. Tú eres libre y yo también. Pero estoy seguro de que para muchos de vosotros esto es como hablar otro idioma. Me llevó muchos meses entenderlo plenamente. No lo entendía porque mi cultura y mi sociedad en general me habían enseñado a ver la gente en términos de mis apegos.

¡¡¡despierta y rompe con esa prisión!!!

¿PUEDES CAMBIAR CON AMOR?




La Muerte del YO
¿Puede ser uno plenamente humano sin sufrir tragedias?. La única tragedia que hay en el mundo es la ignorancia; todo mal viene de ella. La única tragedia que hay en el mundo es la inconsciencia, no estar despierto. De ahí viene el miedo, y del miedo viene todo lo demás; pero la muerte no es una tragedia en absoluto. Morir es maravilloso; solo es horrible para la gente que nunca entendió la vida. Sólo temes la muerte cuando tienes miedo de la vida. Sólo los muertos temen la muerte. Pero los vivos, no. Despertar es la muerte de nuestra creencia en la injusticia y la tragedia. El fin del mundo para la oruga es una mariposa.
La muerte es una resurrección. No me refiero a una resurrección que va a ocurrir, sino a una que está ocurriendo ahora mismo. Si murieras al pasado, si murieras a cada minuto, serías una persona plenamente viva, porque una persona plenamente viva es la que está llena de muerte. Siempre estamos muriendo a las cosas. Siempre estamos dejándolo todo atrás para vivir plenamente y resucitar en cada momento. Hemos de despertar de lo contrario siempre esteremos sufriendo con males menores, como el hambre, las guerras y la violencia. El mayor mal es la gente durmiente, la gente ignorante.
Una vez un ciudadano preguntó por el valor relativo del comunismo, el socialismo y el capitalismo….y pronto averiguó que “un sistema es tan bueno o tan malo como la gente que lo usa”… Personas con un corazón de oro podrían hacer que el capitalismo, el comunismo o el socialismo funcionaran de maravilla.
No pidas al mundo que cambie, cambia tu primero. Entonces tu perspectiva del mundo será suficientemente buena como para poder cambiar lo que crees que tendría que cambiar. Descubre la paja en tu propio ojo. Si no lo hacer, pierdes el derecho a cambiar a nadie, a cambiar nada. Hasta que no seas consciente de ti mismo, no tienes derecho a interferir con otros ni con el mundo.
Ahora bien, el peligro de intentar cambiar a los demás, o de cambiar las cosas cuando tú mismo no eres consciente, es que podrías cambiar las cosas a tu conveniencia, por orgullo, por tus creencias y convicciones dogmáticas, o sólo para aliviar tus sufrimientos negativos. Tengo sentimientos negativos, de modo que más te vale cambiar para que yo me sienta bien.
Afronta en primer lugar tus sentimientos negativos de modo que, cuando salgas a cambiar a los demás, no vengas de un lugar de odio o negatividad, sino de amor. También parece extraño que las personas puedan ser muy duras con los demás y aun así ser muy amables. El cirujano puede ser muy duro con el paciente y al mismo tiempo ser amable. Si, si ciertamente, el amor puede ser muy duro.

de Mello

¿TENER O SER?



¿DESEAS CONOCERTE?
Si guardas silencio hazlo por amor.
Si hablas hazlo con amor.
Si corriges hazlo por y con amor.
Si perdonas que sea con amor.
Así dentro de tí entrará la raíz de la
emencipación que te acercará
al gozo de la libertad.
Todos nacemos en un grupo o comunidad humana y en una cultura, en un tiempo y en un espacio determinados que nos condicionan. Cómo pensamos y cómo vivimos, nuestras costumbres y estilos de vida, nuestra organización social, el tipo de relaciones que establecemos con los demás, nuestras valoraciones, tradiciones, etcétera, están atravesados por la cultura del grupo humano al que pertenecemos. La realización concreta de nuestra existencia como sujetos morales está condicionada por "nuestro" grupo humano o comunidad, es el resultado de vivir en una determinada cultura y pertenecer a una determinada comunidad humana. A diferencia del animal no-racional, los humanos somos seres culturales. Nacemos desnudos de cultura, pero la vamos adquiriendo dentro del grupo humano (familia, grupos, sociedad) al que pertenecemos y en el que estamos integrados. También la moral, como forma de comportamiento, es fruto de un aprendizaje. El modo de situarnos "ante" los demás como sujetos morales se aprende y orienta nuestra conducta en un sentido u otro. Hay modos distintos de "ver" a los otros moralmente. Hay distintas maneras de "mirar" al otro moralmente. Depende de cómo concibamos al ser humano, en qué ética nos ubiquemos.
Hay dos modos fundamentales de entender al ser humano, dos corrientes de pensamiento antropológico:
1.- Aquel que concibe al hombre como ser autosuficiente, autónomo e independiente. El ser humano que existe en sí y por sí. Mi existencia como persona es independiente de la existencia del otro. Existe un individuo que después se une a otros individuos ya existentes para construir una comunidad o sociedad. Esta corriente de pensamiento responde a una concepción individualista del hombre. La expresión más inmediata de este modo de entender al hombre nos la da el filósofo francés Sartre cuando dice: "El infierno son los otros". En esta corriente de pensamiento individualista se ha realizado toda una educación, durante siglos, en la sociedad occidental.
2.- Hay otra corriente de pensamiento que concibe al hombre como un ser abierto al otro, en relación con el otro. Sin esta apertura y relación con el otro, el ser humano no se entiende. Es esta apertura al otro la que nos constituye en sujetos humanos. El ser humano es, por naturaleza, un ser relacional, dialógico, abierto al otro. El "yo" no existe sin un "tú" a quien nombrar, El otro no me es ajeno ni extraño: forma parte de mí. Mi existencia como persona está en manos del otro, depende de él.
¿DESEAS CONOCER-TE?

DEL POR QUÉ AL PARA QUÉ

DEL POR QUÉ AL PARA QUÉ








"El caos es el orden que todavía no comprendemos"(Gregory Norris-Cervetto)


Cegados por nuestro egocentrismo, solemos preguntarnos por qué nos pasan las cosas, en lugar de reflexionar acerca de para qué nos han ocurrido. Preguntarnos por qué es completamente inútil. Fomenta que veamos la situación como un problema y nos lleva a adoptar el papel de víctima y sentirnos impotentes.Por el contrario, preguntarnos para qué nos permite ver esa misma situación como una oportunidad. Y esta percepción lleva a entrenar el músculo de la responsabilidad. Una actitud mucho más eficiente y constructiva. Favorece que empecemos a intuir la oportunidad de aprendizaje subyacente a cualquier experiencia, sea la que sea.Y esto es precisamente de lo que trata la "física cuántica". En líneas generales, establece que "la realidad es un campo de potenciales posibilidades infinitas". Sin embargo, "solo se materializan aquellas que son contempladas y aceptadas". Es decir, que ahora mismo, en este preciso instante, nuestras circunstancias actuales son el resultado de la manera en la que hemos venido pensando y actuando a lo largo de nuestra vida.Si hemos venido creyendo que estamos aquí para tener un empleo monótono que nos permita pagar nuestros costes de vida, eso es precisamente lo que habremos cocreado con nuestros pensamientos, decisiones y comportamientos. Por el contrario, si cambiamos nuestra manera de pensar y de actuar, tenemos la opción de modificar el rumbo de nuestra existencia, cosechando otros resultados diferentes. El simple hecho de creer que es posible representa el primer paso.

¿TE ACUERDAS DE TU NIÑEZ?



Cuando recuerdo mi niñez me llega la tristeza.
No fui un niño feliz. Así que debemos comprometer-nos
a hacer felices a los niños para que, cuando sean ancianos
no les pase como a nosotros que, sin recuerdos de felicidad,
estén tristes
La muerte es un hecho que, en el sentido que ahora precisamente,
vamos a definir, afecta al hombre entero.
Ahora bien, el hombre es una unidad de naturaleza y persona,
es decir, un ser que posee, por una parte, una subsistencia,
previa al libre albedrío personal, que sigue sus propias leyes
determinadas y tiene, por tanto, su propia evolución necesaria;
y, por otra parte, ese ser dispone libremente sobre sí mismo y,
por tanto, es definitivamente lo que él determina hacerse dentro
del ámbito de su libertad.
La muerte, consiguientemente, ha de tener un aspecto natural
y otro personal.
El primer aspecto esta visto, con el lema muerte, como
la separación del alma y del cuerpo; el aspecto personal
se expresa diciendo que con la muerte
termina definitivamente el estado de viador
del hombre. Si a estas dos consideraciones anteponemos
unas breves palabras sobre la universalidad de la
muerte, tenemos trazada la marcha de nuestras
primeras reflexiones: la universalidad de la muerte.
la muerte como separación del alma y del cuerpo.
La muerte como consumación de la formación
personal del hombre.
La muerte no llega por un desoden
es el término necesario de todo ser viviente
que teniendo una dirección histórica
tiene un fin.
Manejar es concepto de nuestro
determinismo puede ser una
enorme aventura para nuestro
crecimiento.
¡¡¡adelante!!! abre la cortina de tu
mente.
Karl Rahner

HUMILDAD



Lloras por que has perdido a la Emancipación. Quizás recuerdes tu inocencia pero ahora debes instalarte en el compromiso.
El amor no te salvará de la enfermedad y el sufrimiento
pero te aproximará a la plenitud de la palabra.
Tu cruz es inseparable de la vida, pero de ella
alcanzarás la alegría de vivir en la esperanza.

Humildad:
La humildad es una cualidad o característica humana que es atribuida a toda persona que se considere un ser pequeño e insignificante frente a lo trascendente de su existencia o a Dios según si se habla en términos teológicos. Una persona humilde generalmente ha de ser modesta y vivir sin mayores pretensiones: alguien que no piensa que él o ella es mejor o más importante que otros. El concepto de la humildad en varias confesiones es a menudo mucho más exacto y extenso. La humildad no debe ser confundida con la humillación, que es el acto de hacer experimentar en algún otro o en uno mismo una avergonzante sensación, y que es algo totalmente diferente.Desde la perspectiva de la evolución espiritual, la humildad es una virtud de realismo, pues consiste en ser conscientes de nuestras limitaciones e insuficiencias y en actuar de acuerdo con tal conciencia. Más exactamente, la humildad es la sabiduría de lo que somos. Es decir, es la sabiduría de aceptar nuestro nivel real evolutivo.La humildad en las personas es toda aquella cualidad que revela el completo concepto de lo que es el ser humano, es la verdadera virtud que muestra en un más completo sentido lo que convierte a una persona en humano. Los grados de la humildad:
1 conocerse,
2 aceptarse,
3 olvido de si,
4 darse.
1 -Conocerse: conocer la verdad de uno mismo.Ya los griegos antiguos ponían como una gran meta el aforismo: "Conócete a ti mismo". La Biblia dice a este respecto que es necesaria la humildad para ser sabios: Donde hay humildad hay sabiduría . Sin humildad no hay conocimiento de sí mismo y, por tanto, falta la sabiduría.
2 -Aceptarse: Una vez se ha conseguido un conocimiento propio más o menos profundo viene el segundo escalón de la humildad: aceptar la propia realidad. Resulta difícil porque la soberbia se rebela cuando la realidad es fea o defectuosa. Aceptarse no es lo mismo que resignarse. Si se acepta con humildad un defecto, error, limitación, se sabe contra qué luchar y se hace posible la victoria. Ya no se camina a ciegas sino que se conoce al enemigo. Pero si no se acepta la realidad, ocurre como en el caso del enfermo que no quiere reconocer su enfermedad: no podrá curarse. Pero si se sabe que hay cura, se puede cooperar con los médicos para mejorar. Hay defectos que podemos superar y hay límites naturales que debemos saber aceptar.Vive según tu conciencia o acabarás pensando como vives. Es decir, si tu vida no es fiel a tu propia conciencia, acabarás cegando tu conciencia con teorías justificadoras.
3 -Olvido de sí. El orgullo y la soberbia llevan a que el pensamiento y la imaginación giren en torno al propio yo. Muy pocos llegan a este nivel. La mayoría de la gente vive pensando en si mismo, "dándole vuelta" a sus problemas. El pensar demasiado en uno mismo es compatible con saberse poca cosa, ya que el problema consiste en que se encuentra un cierto gusto incluso en la lamentación de los propios problemas. Parece imposible pero se puede dar un goce en estar tristes, pero no es por la tristeza misma sino por pensar en sí mismo, en llamar la atención. El olvido de sí no es lo mismo que indiferencia ante los problemas. Se trata más bien de superar el pensar demasiado en uno mismo. En la medida en que se consigue el olvido de sí, se consigue también la paz y alegría. Es lógico que sea así, pues la mayoría de las preocupaciones provienen de conceder demasiada importancia a los problemas, tanto cuando son reales como cuando son imaginarios. El que consigue el olvido de sí está en el polo opuesto del egoísta, que continuamente esta pendiente de lo que le gusta o le disgusta. Se puede decir que ha conseguido un grado aceptable de humildad. El olvido de sí conduce a un santo abandono que consiste en una despreocupación responsable. Las cosas que ocurren -tristes o alegres- ya no preocupan, solo ocupan.
4 -Darse. Este es el grado más alto de la humildad, porque más que superar cosas malas se trata de vivir la caridad, es decir, vivir de amor. Si se han ido subiendo los escalones anteriores, ha mejorado el conocimiento propio, la aceptación de la realidad y la superación del yo como eje de todos los pensamientos e imaginaciones. Si se mata el egoísmo se puede vivir el amor, porque o el amor mata al egoísmo o el egoísmo mata al amor.Una persona humilde al librarse de las alucinaciones de la soberbia ya es capaz de querer a los demás por sí mismos, y no sólo por el provecho que pueda extraer del trato con ellos.Cuando la humildad llega al nivel de darse se experimenta más alegría que cuando se busca el placer egoístamente. La persona generosa experimenta una felicidad interior desconocida para el egoísta y el orgulloso.

¡LA EMANCIPACIÓN! ¿TIENE IMAGEN O ROSTRO?





LA EMANCIPACIÓN, ¿TIENE IMAGEN O ROSTRO?


Últimamente se ha puesto de moda el problema de las imágenes de la Emancipación. Hoy en día todos damos mucha importancia a la imagen en general. A la propia imagen, a la imagen de las instituciones.....parece como si la preocupación por la imagen hubiera restado interés por el contenido. Tener buena imagen o evitar la mala es hoy una inquietud colectiva. No obstante no es necesario someter a la EMANCIPACIÓN a una prueba de imagen. La prueba de imagen da resultados positivos cuando se aplica a los ídolos porque los ídolos son eso: imágenes visibles. Cuando esto se intenta aplicar a la EMANCIPACIÓN, creo, no da resultado alguno. Y no lo da por una razón muy simple, la Emancipación, es un concepto endógeno a nuestra existencia al que simplemente podemos amar, no observar. Nadie ama a nadie ni nada por su imagen. La imagen es el aprecio no el amor

¿ERES EL OBSERVADOR O EL OBSERVADO?

“Mientras los ríos corran al mar y haya estrellas en el cielo, debe durar la memoria del beneficio recibido en la mente del hombre agradecido” (Virgilio)
Para mostrar al otro nuestra gratitud, los pequeños detalles son mucho más eficaces que las palabras, y mucho más indicados para transmitir nuestro sentimiento. El reto es: ¿cómo podemos hacer sentir al otro que le estamos agradecidos de verdad? ¿Cómo podemos mostrarle que ocupa un pequeño espacio en nuestro corazón y en nuestro pensamiento?Es imprescindible pensar en gestos que, conectados con aquello que hemos recibido, lleguen al otro. A mi alrededor he podido vivir algunos que han tenido o tuvieron en su día un potente efecto:– Un amigo ayudó a su hermana a conseguir una entrevista que le proporcionó un buen empleo. El primer correo que su hermana envió desde su nuevo puesto –y, por tanto, con la firma de la empresa– fue para él. Y ese mensaje no contenía la palabra gracias.– Mi padre ayudó a un amigo pescador en la reparación de su barca. Cuando llegó a casa se encontró encima del mármol de la cocina un precioso y recién pescado mero.– A un buen amigo le regalamos entre un grupo un reloj de montañismo. Recibimos cada uno de nosotros una fotografía de nuestro amigo en el Monte Perdido, con su muñeca (y el reloj) situados en un desproporcionado primer plano.Recibir el agradecimiento por algo que hemos hecho es sin duda agradable, y es bueno que lo disfrutemos. Pero no debemos necesariamente contar con ello, y sobre todo no debemos depender de ello.Si dependemos de los agradecimientos de los demás, nos exponemos a constantes frustraciones. Dijo Dale Carnegie: “Esperar gratitud de la gente es desconocer la naturaleza humana”. Yo no iría en absoluto tan lejos, pues creo que la gente, en esencia, es agradecida. Pero sí es cierto que no todos lo son, y que quienes lo son no lo son siempre.Hay gente que hace favores a los demás para que le den las gracias. Es su alimento emocional, lo que le llena y le da energía. Y, claro, cuando no lo reciben se indignan: ¿cómo puede ser que no me den las gracias?Estos comportamientos son un claro signo de dependencia: aquellos que actúan así necesitan y dependen del agradecimiento de los demás, cosa que inevitablemente les acarreará problemas. Deberíamos preguntarnos: ¿por qué hacemos un favor?, ¿porque así lo sentimos y está en nuestra forma de ser, o porque esperamos con ello obtener el reconocimiento de los otros?Si lo hacemos por convicción, no debemos esperar la gratitud del otro. Si llega, la recibiremos con ilusión. Si no la hay, nos reconfortará la sensación de que hemos hecho exactamente lo que queríamos hacer, porque no esperábamos nada por ello.Hay en la Red una discusión abierta acerca de la conveniencia o no de responder a los mensajes con un nuevo mensaje de “gracias”. Las estadísticas son contundentes e inapelables: se generan billones de correos electrónicos y SMS adicionales, se pierden miles de horas laborales abriendo y gestionando estos correos, y se colapsan bandejas de entrada del correo personal y hasta servidores. Todo ello es cierto a nivel global, pero no menos cierto es que a nivel individual cada mensaje de gratitud es, si está bien expresado, no solo necesario, sino extremadamente valioso para mantener las relaciones.Lo siento por mis amigos, conocidos y contactos, puesto que seguirán recibiendo mis correos de gracias. Los haré escuetos, lo prometo. Lo pondré bien claro en la casilla de “asunto” para que no haya dudas… y me los trabajaré para que incorporen de verdad pinceladas de agradecimiento. Pero los enviaré, y les animo, a pesar de todo, a hacer lo mismo. Porque las estadísticas son fríos datos, y las emociones no conocen de razones.¿Cuántos agradecimientos Hemos dejado en el camino?

“Cuando bebas agua, recuerda la fuente” (proverbio chino)
Muchos de nosotros raramente dejamos de dar las gracias, pero muy frecuentemente nos saltamos el agradecimiento. Busquemos a nuestro alrededor a quien ha hecho recientemente algo por nosotros que ha sido importante. Y busquemos una forma creativa de mostrarle nuestro agradecimiento. Hagámoslo por ellos, pero también por nosotros. Porque agradecer es a menudo tan gratificante como recibir.Con estos gestos, vayamos saldando la deuda de tantos años en los que nos hemos limitado a dar tantos y tan educados ¡gracias!

¿INDEPENDENCIA EMOCIONAL?





Claves para amarse a uno mismo


Nuestra independencia emocional depende de aprender a ser felices por nosotros mismos. Esta es la conquista más difícil y la más necesaria.Cuenta una leyenda que en un pasado remoto los seres humanos éramos dioses. Pero abusamos tanto de nuestros privilegios, que la vida decidió retirarnos este poder y esconderlo hasta que realmente hubiéramos madurado.“Más allá del éxito o la respetabilidad, lo que en realidad necesitamos para ser felices se encuentra en nuestro corazón”“Nos amamos cuando ningún comentario o situación provoca que reaccionemos mecánicamente” El comité de eruditos de la vida sugirió enterrar el poder de la divinidad bajo tierra, en el fondo de los océanos, en la luna... La vida desechó todas estas opciones: “Veo que ignoráis hasta qué punto los seres humanos son tozudos. Explorarán, excavarán o gastarán una fortuna en naves para intentar conquistar el espacio hasta dar con el escondite”.El comité de eruditos se quedó sin saber qué decir. “Según lo que afirmas, no hay lugar donde los seres humanos no vayan a mirar nunca”. Tras escuchar estas palabras, la vida tuvo una revelación. “¡Ya lo tengo! ¡Esconderemos el poder de la divinidad en lo más profundo de su corazón, pues es el único lugar donde a muy pocos se les ocurrirá buscar!”.

¿QUÉ HAY DE NOSOTROS?

¿FELICIDAD A SOLAS?



Matthieu Ricard: "La búsqueda de nuestra felicidad no funciona sin la de los demás"
El genetista francés Matthieu Ricard ostenta uno de los títulos más codiciados: el del hombre más feliz de la Tierra, un galardón concedido por la Universidad de Winsconsin y que se resiste a aceptar en exclusiva.En un mundo gobernado por las clasificaciones y las escalas, el genetista francés Matthieu Ricard (París, 1946) ostenta uno de los títulos más codiciados: el del hombre más feliz de la Tierra, un galardón concedido por la Universidad de Winsconsin y que se resiste a aceptar en exclusiva. "Comparto esta condición con otros veinte compañeros. En realidad, todas las personas que estén tan entrenadas como nosotros en la meditación sobre el amor y la compasión presentan la misma activación cerebral".La felicidad es un estado espiritual, pero también una cuestión científica que se puede medir con técnicas de imagen que revelan la actividad cerebral. Ricard insiste en que el único secreto es la meditación, que "tiene multiples efectos sobre nuestro organismo. Las pruebas científicas demuestran que aumenta la inmunidad y atrasa el acortamiento de los telómeros, las zonas de los genes implicadas en el envejecimiento".La genética es otro de los recursos para la explicación científica de la felicidad. Sin embargo, mientras que algunos sostienen que el 50% de la capacidad de ser felices depende de nuestros genes, el monje, que se doctoró en Genética en el Instituto Pasteur de París, rebaja hasta el 10% el peso del ADN. "Los genes son el material con el que se levanta la casa, pero hay muchas cosas que pueden cambiar. Lo decisivo es cómo influye el ambiente, ya que podemos tener un gen determinado, pero su activación dependerá del entrenamiento. La gente con genes idénticos presenta diferencias abismales en función de si se entrena o no".Además, hay que tener en cuenta la forma de vivir y experimentar las cosas. "Prestamos atención a lo que son las circunstancias externas, pero el control de las condiciones externas se nos escapa de las manos, el universo no funciona como deseamos y al final podemos encontrar el desaliento. Por ello, debemos buscar la alegría interna para enfrentar la situación. No podemos estar siempre con la burbuja de yo, yo. Todos destamos interconectados, y la búsqueda de nuestra felicidad no funciona sin la de los demás". Según Ricard, que ha participado en el II Congreso Internacional sobre la Felicidad, organizado por el Instituto Coca-Cola de la Felicidad, el altruismo es lo que conduce a una felicidad genuina y "permite que las personas alcancen sus aspiraciones, más allá del estrés de producir más y más y de la medida del PIB".Precisamente, algunos economistas abogan por un nuevo paradigma, el de Felicidad Nacional Bruta, "un concepto muy serio que ya rige en Bután, un pequeño país que ha excluido el uso de fertilizantes y de insecticidas, y que ha creado una economía basada en reconocer el altruismo y la confianza en los demás".
Ricard manifiesta su convencimiento de que este es el modelo hacia el que tienden las economías y "así se resaltó en la conferencia inaugural de la última cumbre de Davos". El asesor personal del Dalai Lama se resiste a la objeción de que el cambio de modelo económico es algo que se repite desde que comenzó la crisis económica actual, pero de momento todo permanece igual. "La idea de que la economía sólo está motivada por los intereses de unos pocos está equivocada. Cuando hay mucho individualismo y ausencia de regulación, los individualismos ganan. Pero si se controlan a estos independentistas, la realidad es que el 80% de la gente coopera entre sí, porque se fían unos del os otros y tienen los mismos intereses. Este es un paradigma económico mejor y refleja la naturaleza humana. No somos brutos egoistas dispuestos a liquidarnos unos a otros. No hay razón para que el altruismo no pueda ser incluído en las teorías económicas".En su opinión, ya se están produciendo los movimientos que llevarán al cambio de modelo económico. "He notado un cambio de trayectoria. Lo que sucede es que los cambios necesitan tiempo". Sus explicaciones demuestran que Matthieu Ricard es tan dichoso como ávido de felicidad. "Soy un principiante en esto. Todavía me queda mucho camino por recorrer", declara. Su consejo para ser feliz:"Sé bueno y haz el bien".Flotadores del estado de ánimo. Con la prima de riesgo por encima de los 430 puntos, la Bolsa en caída libre y más de cinco millones de parados, España no pasa por el momento más apropiado para ser feliz. "La situación del país tiene que ver con el sistema. Todo el mundo me pregunta si así se puede ser feliz. ¿Qué puedo decir? Sería injusto decir a toda la gente que está sufriendo esta situación que les voy a enseñar a conseguir trabajo y una casa, y a ser felices. No sería correcto", admite el monje budista y asesor personal del Dalai Lama. "Lo que debemos enseñar a los políticos es a reducir la brecha entre ricos y pobres y enfocarlos hacia la puesta en marcha de políticas nacionales encaminadas al bienestar".
Con todo, el considerado como el hombre más feliz del mundo, según una investigación realizada por científicos de la Universidad de Winsconsin, sabe encontrar un argumento para no dejarse abatir por las condiciones socioeconómicas actuales. "No hay que aceptar pasivamente las adversidades, ya que hay cosas que se pueden hacer para lidiar con nuestra mente, incluso en las situaciones más difíciles". ¿Cuáles son esos bálsamos del desaliento? "Valorar la amistad o pasar el tiempo con tus seres queridos, por ejemplo. No tiene ningún beneficio perder también estas cosas. Hay que mantenerlas y valorarlas para que, al menos, haya algo maravilloso y de gran valor en nuestras vidas que pueda marcar la diferencia"
.

¿VIVIR ES DAR EL SIGUIENTE PASO?

¿CONOCES LA MELODÍA DEL AMOR?
Aunque muchos otros han seguido predicando con su ejemplo sobre el poder transformador del amor, pasan los años, las décadas y los siglos,y la gran mayoría de los seres humanos seguimos sin saber amar.Aprende eso no entra en los planes de nuestro proceso de aprendizaje familiar, social, cultural, religioso, laboral, político y económico.Como estudiantes nos hacen memorizar lo inimaginable.
Luego nos preparan para ser profesionales productivos. Pero se olvidan de lo más básico. Así es como entramos en el mundo:sin saber gestionar nuestra vida emocionalY si bien el éxito no es la base de la felicidad, ésta sí es la base de cualquier éxito. Por el contrario desde pequeños nos hacen creer que el mundo está lleno de gente malvada. Que no hay que confiar en los desconocidos. Que lo importante es ocuparse de uno mismo y así ir tirando. Consecuentemente, el miedo, la frustación y el resentimiento van pasándose de generación en generación, creando una cultura basada en la desconfianza, la resignación y la insatisfacción.
¡¡¡Vivir es dar el siguiente paso!!!

LARGA VIDA AL AMOR



Sobre el tipo adecuado de egoísmo.

Lo primero que quiero que entiendas, si realmente quieres despertar, es que no te apetece despertar. El primer paso del despertar es ser lo suficientemente honesto como para admitir ante ti mismo que no te gusta. No quieres ser feliz. ¿Quieres comprobarlo? Intentémoslo. Tardarás exactamente un minuto. Puedes cerrar los ojos mientras lo haces o mantenerlos abiertos, da igual. Piensa en alguien a quien quieras mucho, alguien de quien te sientas cerca, alguien importante para ti, y di a esa persona mentalmente: “Preferiría tener la felicidad que tenerte a ti.” Mira qué ocurre: “prefiero ser feliz que tenerte a ti. Si pudiera elegir, no me lo cuestionaría: elegiría la felicidad.” ¿Cuántos de vosotros os habéis sentido egoístas al decir esto? Parece que muchos. ¿Veis que nos han lavado el cerebro? Nos han llevado a pensar: “¿Cómo puedo ser tan egoísta?” Pero mira quién está siendo egoísta. Imagina que alguien te dice: “¿Cómo puedes ser tan egoísta que eliges la felicidad por encima de mí?” ¿No sentirías ganas de responder: “Perdona, pero ¡como puedes ser tan egoísta que me exijes que te elija a ti por encima de mi propia felicidad!”
Una mujer me dijo una vez que, cuando era niña, su primo, dirigió una conferencia en Barcelona. Abría todas las conferencias con estas palabras. “La prueba del amor es el sacrificio y la medida del amor es la ausencia de egoísmo”
¡Eso es maravilloso! Le pregunté:
¿Querrías que te amara a costa de mi propia felicidad?
Sí, respondió.
¡Perfecto! ¡Maravilloso! Ella me querría a costa de su propia felicidad y yo la querría a costa de la mía, y así tendríamos a dos personas infelices, pero ¡larga vida al amor!

Anthony de Mello

¿ESTRÉS?

La complejidad y magnitud de lo que soportamos en la actualidad nos hace segregar continuamente hormonas del estrés.

La mejor manera de sacudirnos la presión de encima es recuperar la espontaneidad y el olvidado oficio de ser humano con todas sus imperfecciones y descubrimientos.
Unos consejos rápidos para liberarnos de la presión pueden ser:

APRETAR LOS PUÑOS. Apretarlos con fuerza durante cinco segundos y luego abrirlos procura relajación instantánea.
MASCAR CHICLE. Es poco elegante, sí pero los especialistas aseguran que es eficaz. Al estimular las mandíbulas, nuestro organismo se relaja naturalmente, disminuye el ritmo cardíaco, la respiración y la sobreactividad cerebral.
CONTEMPLAR UN PAISAJE AZUL. Mirar a través de la ventana un plácido cielo azul o un fondo de pantalla de este color ayuda a convocar la calma.
CANTAR. Por más que desafinemos, ayuda a combatir la presión. Al cantar respiramos profundamente y cae la segregación de hormonas de estrés.
AYUDAR A LOS DEMÁS. Automáticamente nos sentimos útiles, más satisfechos y con mejor estado de ánimo gracias a la producción de endorfinas.
RODEARSE DE PLANTAS. Según una encuesta, las personas que tienen y cuidan plantas en sus espacios de trabajo padecen menor ansiedad, ya que cuidarlas les ofrece un descanso de las emociones negativas.

¡¡¡EMANCIPACIÓN. AYÚDAME A DECIR LA VERDAD DELANTE DE LOS FUERTES Y A NO DECIR MENTIRAS PARA GANARME EL APLAUSO DE LOS DÉBILES!!!
Si me das fortuna; no me quites la razón.
Si me das éxito no me saques la humildad.
Si me entregas la humildad no me dejes sin dignidad.